Home > Opinión > Fco. José Carrasco > El Sevilla F.C. tuvo la culpa
generico

El Sevilla F.C. tuvo la culpa

Estos son sólo algunos de los efectos de la terrible tormenta eléctrica, de agua y granizo que se dejó caer por Sevilla en la tarde-noche de ayer domingo y que hacía más de veinticinco años que no se veía una igual.

Pero esa tormenta también se dejó notar en un estadio de fútbol.

El Ramón Sánchez Pizjuán ofrecía una imagen dantesca en la primera visión general que se hacia de este en el momento de entrar en su interior.

El agua caía como cataratas por las bocas de entrada a los vomitorios de la zona baja del Gol Norte del estadio. Y digo del Gol Norte porque es la zona donde tengo el placer de llevar entrando durante tantos años para ver al Sevilla FC cada vez que tiene que hacerlo en casa.

Por las escaleras de acceso a las filas de las gradas caía el agua como nunca antes se había visto, como una serpiente interminable que buscaba despavorida una salida. En la primera fila de voladizo, el agua llegaba a la altura de los asientos.

Y el temporal no daba tregua.

Hasta por dos veces el césped del estadio se tiño de blanco, como si de una reivindicación personal se tratara. Mientras lo hacía, un estruendo ensordecedor cubría el graderío de Preferencia cuando los granizos encontraban obstáculo en la visera que cubre la zona noble de la Bombonera de Nervión.

A pie de campo, los técnicos de cada una de las casas dedicadas a la información deportiva luchaban por salvar sus instrumentos de trabajo, o al menos protegerlos como buenamente podían. Baúles flotando, pies abrazados por el líquido elemento hasta los tobillos… agua y más agua sobre un terreno de juego en el que se tenía que disputar un partido de fútbol escasamente media hora más tarde.

Pero la culpa de que ese partido no se haya celebrado es del Sevilla FC.

Al menos eso es lo que empezaron a pregonar, desde la misma hora en que el colegiado del encuentro decretó la suspensión del mismo, esas mentes preclaras que colman el espacio radiofónico nacional, con sus no menos importantes colaboradores.

Uno de esos colaboradores, el de la voz cansina a juego con la expresión de su cara cuando la asoma a la televisión la noche de los domingos, el mismo que fue puesto de patitas en la calle cuando trabajaba en Marca (y mira que hay que tener poco nivel para trabajar en ese diario, pues ni por esa), el mismo que dijo cuatro días antes que ¨bueno, el Barça con los suplentes tiene más que de sobra para ganarle al Sevilla¨, el mismo atlético-patético reconocido nacionalmente, José Miguélez, empezaba a soltar las primeras andanadas contra el club sevillista haciendo a este culpable del entuerto.

Exactamente lo mismo que hacía su compañero de programa, de voz no menos peculiar y razonamientos que rayan lo esperpéntico, hombre centro de todas las mofas de los que lo rodean, Andujar Oliver, otrora árbitro de fútbol y hoy… bueno, hoy colaborador de un espacio deportivo dirigido por uno que ha conseguido que a la COPE la expulsen del EGM por buscar fantasmas que maquillaran los malos resultados de audiencias de su programa.

De la misma forma que en la Ser se sacaban de la manga un calendario que hacía que el Sevilla FC tuviera que jugar cuatro partidos en siete días para terminar jugando una posible Final de UEFA CUP tres días después en Eindhoven, desplazamiento incluido. Un programa donde el que lo dirige se disfraza cada noche de Fernando Esteso disfrazado de baturro cuando debería de disfrazarse, como lo hizo en el Mundial de EE.UU., de miembro del equipo nacional de fútbol para conseguir ¨pases de favor¨ y poder conocer un poco más de lo que tiene que hablar cada noche.

Al igual que Marca, a cuyos redactores no se les ocurre otra cosa que publicar que ¨lo mejor es que eliminen al Sevilla FC de la UEFA CUP y así se juega el partido aplazado el 10 de Mayo¨. Esperpéntico e inaudito que deseen que caiga un equipo español que lucha en Europa para solventar un problema de competición doméstica.

Pero que vamos a esperar de un medio cuya hermano radiofónico la toma con que ¨el Sevilla FC no abrió los desagües de la banda de fondo para que se fuera el agua, porque tanto al Sevilla como al Barcelona les interesaba suspender el partido¨. Un medio en el que Paco García Caridad (Paquito, paquete, que se te ha ido la dirección del periódico a otras manos y todavía estás que echas humo) se pone del lado de esta última tesis elaborada desde la conspiración contra unos colores y no cesa de tirar de la lengua a Fernando Roig, presidente del Villarreal, hasta que este suelta una parrafada indigna de alguien que ocupa el puesto de cabeza visible de una institución que se presume seria para arremeter contra el club sevillista y contra el delegado de campo del mismo.

Afortunadamente, en las emisiones locales de estos ¨programas-culebrón¨ deportivos nacionales, véase Manolo Aguilar, Florencio Ordóñez, Agustín Varela, Andrés Ocaña, etc., ha reinado la cordura y la verdad sobre las paranoias mentales de sus responsables superiores que hacen vida en la capital del reino.

Llegan tarde, pero bien.

Aunque el show de estos ¨vedettes¨ informativos nacionales no creo que termine aquí.

Que sigan ellos mintiendo e inventando.

Que sigan ellos nadando en su propia mierda.

Tampoco van a terminar aquí las denuncias en masa del sevillismo contra estos patanes desvergonzados que hacen uso fraudulento del poder que ejerce un micrófono sobre aquellos que quieren creerse lo que oyen.

Yo, afortunadamente, tengo opiniones propias y sé como defenderlas…

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>