Home > Noticias > Sevilla F.C. > El SevillaFC tiene mucho que ganar y muy poco que perder en su reclamación por el “caso Vitolo”
653369932

El SevillaFC tiene mucho que ganar y muy poco que perder en su reclamación por el “caso Vitolo”

Después de la tormenta de la abrupta salida de Vitolo del SevillaFC, charlamos con Gerardo Siguero, socio en Codeabogados.com y miembro de la Asociación Andaluza de Derecho Deportivo, con el objetivo de desgranar la situación generada por la salida del canario, y las posibilidades de éxito del Sevilla ante una más que probable reclamación en defensa de sus intereses.

El Presidente Castro declaró en los micrófonos de SFC Radio que existe una “Aceptación de hecho por escrito de las nuevas condiciones del contrato”, ¿qué significa esto exactamente? ¿Qué validez legal tiene?

Bien, lo primero que tengo que decir es que PARECE que hay cierto cambio de versión por parte del Sevilla FC. Pasamos de “documentos firmados”, a “aceptación por escrito”, que no es lo mismo. No obstante, lo importante es que el contrato de VITOLO es un contrato laboral (especial, de deportista profesional según el RD 1006/1985 de 26 de junio) y que estos contratos son CONSENSUALES, es decir, que no tienen que constar necesariamente por escrito. La firma manuscrita en un contrato consensual (que son los habituales en España y Suiza, porque nuestra legislación contractual deriva en ambos casos del Código Civil de Napoleón) no es nada más que una prueba de la conformidad de quienes firman ese documento. Pero los contratos consensuales, como digo, pueden ser incluso verbales. El problema, cuando no hay documentos firmados, es probar la existencia del contrato.

Aquí hay un matiz: los contratos federativos TIENEN que constar por escrito y luego registrarse en la LFP y en la federación (a través de una plataforma digital), junto con los contratos de representación. Para evitar dudas. Por eso he anticipado que Vitolo iba a poder marcharse pagando la cláusula “antigua”. Pero que no exista un contrato registrado a nivel federativo no significa que ese contrato ni exista, sino, simplemente, que no llegó a formalizarse.

Según sus declaraciones, el Atlético deposita un cheque en la liga “por una cantidad que entienden que es la cláusula de rescisión”, dejando entrever que el Sevilla FC no está de acuerdo en ese importe. ¿Cómo puede afectar esto legalmente a la actividad del jugador en los próximos meses? ¿Y a los equipos implicados?

Para la liberación deportiva no hay problemas. Especialmente, porque no hay CTI al no cambiar de Federación (el jugador sigue en España). La clave es si Vitolo renovó o no. Porque si renovó, la cláusula era de 50 millones en lugar de 35’5 millones. Aquí radica la clave de este asunto: porque si la cláusula era superior, el contrato se ha incumplido sin justa causa, y eso está prohibido y perseguido por la FIFA, en concreto, por el artículo 17 del RTEJ de 2015.

Aunque esta norma se aplica para transferencias internacionales, el principio de estabilidad contractual es un principio general del derecho de la FIFA, del derecho español y del derecho suizo. En definitiva, que se puede aplicar a este caso pese a no ser una transferencia internacional. Y para la FIFA y el TAS es una cuestión muy importante: los contratos no se pueden romper sin justa causa, y si éste sucede, hay que penalizar a los infractores.

Cuando Castro declara que el club llegará “hasta donde sea necesario”. ¿Cuál es el procedimiento lógico a seguir desde el punto en el que nos encontramos? ¿Hasta dónde puede llegar efectivamente?

Denunciar el incumplimiento de contrato ante la FIFA, a Vitolo como infractor, y la Unión Deportiva Las Palmas y al Club Atlético de Madrid como “inductores” de la ruptura del contrato. La participación de Las Palmas se presume además (la propia norma lo dice) y la del Atlético de Madrid, no tan directa, se puede demostrar si el Sevilla prueba que ha puesto parte del dinero necesario para depositar la cláusula depositada. La FIFA instruirá un expediente administrativo y dictaminará, tras un procedimiento reglado (donde todos los implicados podrán defenderse y aportar sus pruebas), si ha existido una infracción del derecho FIFA, y que consecuencias tendrá. Si hay infracción las sanciones serán deportivas para los clubes (cierre de ventanas de mercado para inscribir nuevas licencias, es decir, sin fichar), y para el jugador, entre 4-6 meses de prohibición de competición (salvo fases finales con su selección).

Y por supuesto, una indemnización económica, que puede ser muy cuantiosa, y de la que al menos serían responsables el propio jugador y Las Palmas. Quizás también el Atlético de Madrid. La resolución FIFA la sancionará la Cámara de Resolución de Disputas (que el órgano interno de la FIFA para estos asuntos), siendo apelable al Tribunal de Arbitraje Deportivo de Zúrich. Con toda probabilidad, pase lo que pase, el asunto terminará en el TAS, porque nadie se quedará conforme con la decisión de la FIFA.

gerardo-sigueroCastro afirma que el agente de Vitolo, y su padre, firmaron documentación por correo electrónico incluyendo cantidades, nueva cláusula, clausulados adicionales de parte del jugador, etc. ¿Qué validez legal tiene esa “firma” por correo electrónico?

Ya lo expliqué antes. La renovación es un nuevo contrato, que no necesita ninguna formalidad especial. Como he explicado a algunos medios de comunicación, los e-mails, Whatsapps, o incluso grabaciones de audio (si existiesen), no son más que pruebas de la existencia del acuerdo.

Lo importante, en este caso, es que el jugador (directamente o a través de sus representantes), manifieste su consentimiento sobre el nuevo contrato, que debe estar suficientemente definido. Por ejemplo: un email donde se indique “sí, quiero voy a renovar, presidente” sería insuficiente. En cambio, un email donde se indique los elementos esenciales del contrato, sí sería suficiente. Estamos hablando de la duración del contrato, del salario del jugador, de la cláusula, etc.. Que no estén todas las cláusulas del contrato no sería invalidante, siempre que lo que falte sea accesorio. Es decir, si falta por definir las primas del jugador, el equipo donde va a jugar (se puede presumir que será para el primer equipo dadas las características del jugador), las vacaciones, los derechos de imagen…no sería un problema. Si la base de la relación se ha acordado, el contrato ya existiría. Y para mi la base del contrato son los elementos que antes he citado: duración, salario base (sin primas) y cláusula de rescisión.

Igualmente, el resto de documentación e intercambio de mensajes que dice poseer Castro mediante Whatsapps intercambiados con el jugador, ¿pueden ser pruebas válidas en un hipotético juicio o reclamación?

Son pruebas perfectamente válidas. No son habituales porque la tecnología avanza muy rápido, pero son tan válidas como un testigo o un documento firmado. En los procedimientos deportivos hay mucha flexibilidad además, porque el deporte no se suele “documentar”. El mundo del deporte funciona de otra forma, es mucho más “informal” y los jueces deportivos son conscientes de ello.

Finalmente, desde tu opinión personal y profesional, ¿cómo crees que terminará este asunto, qué esperanza de éxito le otorgas a las reclamaciones que parece que va a iniciar el club?

Todo depende de los documentos que tenga a su favor el Sevilla FC. Evidentemente, si existen contratos o borradores de contratos firmados por el padre y el agente Vitolo, y Whatsapps del propio jugador dando su palabra de honor de que va a renovar formalmente (me remito a las declaraciones literales de Castro en sus 2 comparecencias), el Sevilla FC tiene muchas posibilidades. Si sólo hay emails y Whatsapp, las opciones disminuyen, pero sigue habiendo base para reclamar. En todo caso, yo lo intentaría. El Sevilla FC tiene muy poco que perder, y mucho que ganar.

La clave, insisto, es demostrar que Vitolo renovó el lunes, que el jugador incumplió su deber de formalizar el contrato ya acordado “a distancia” o a través de sus representantes, y reclamar los máximos daños posibles derivados de ese incumplimiento. Que pueden ser muy muy cuantiosos. El caso es muy interesante y hay precedentes tanto en el TAS como en la propia FIFA en asuntos similares (aunque nunca iguales). Eso sí, puede pasar cualquier cosa, porque en estos litigios hay una gran disparidad de criterio. Nunca se sabe.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>