No te pierdas:
Home > Opinión > Alberto Blanco > Hasta nunca, Juande
generico

Hasta nunca, Juande

Pero historia son también los hechos, las palabras. Aquellas palabras en boca del Presidente del Sevilla F.C., José María Del Nido, allá por el 21 de agosto de 2007, que decía que “El entrenador me ha confirmado que va a cumplir su contrato. Son falsas las especulaciones de que va a dejar el Sevilla y seguirá hasta 30 de junio de 2008 al menos”

“Deseo con esta comunicación del presidente, se acabe de hablar de una vez por todas de esa salida del entrenador, que no se va a producir”

“Así me lo ha dicho mirándome a los ojos y tras estrecharme la mano porque entiende que su profesionalidad exige que se entienda que no va a dejar tirado al Sevilla a tres días de empezar la Liga”

Juande RamosY no crean que para encontrar estas declaraciones haya que realizar un laborioso trabajo de investigación, basta con escribir “Juande Ramos cumplirá su contrato” en la búsqueda del oráculo, también conocido como Google.

Seamos benévolos, en el fondo, Juande cumplió su palabra, no nos dejó tirados a tres días de empezar la Liga, sino con la temporada bien comenzada, disputado un quinto de la liga y el día antes de comenzar una semana con partidos ante Valencia, Atlético de Madrid y Real Madrid, que bien pudieran decidir el devenir de la institución en el campeonato liguero 2007/2008, con todo lo que ello conlleva en lo deportivo y por consiguiente en lo económico.

Verás Juande, me voy a permitir el lujo de hablarte en nombre de ese sevillista que siente su escudo como tú jamás sentirás nada en tu vida.

 

El sevillista puede entender que te fueras por dinero. Nadie te exijía que sintieras al Sevilla como lo pueda hacer uno de esos moradores de la bombonera con miles y miles de kilómetros acumulados en su historial sevillista siguiendo al equipo en campos que no eran precisamente el Emirates Stadium. Eso, Juande, es un privilegio del que jamás disfrutarás.

Como ni sientes ni padeces al Sevilla, el sevillista puede entender que quieras irte al (c)olor del dinero, ese que refleja tu mirada.

Lo que jamás esperaba un sevillista, es que un profesional, como tantas veces has repetido, incumpla su PALABRA, palabra de hombre, mirando a los ojos y con un apretón de manos. Dejémonos de papeleos y burocracia, no hay nada más sagrado que un apretón de manos entre dos hombres. A día de hoy ya sabemos que uno de ellos no lo es.

Y demostrado esto, poco mas tenemos que añadir. Si acaso, recordarte Juande, lo patético y cobarde de tu despedida. Un comunicado fuera de cualquier medio oficial del club, donde la sarta de mentiras e hipocresías hieren hasta lo más profundo cualquier corazón que sienta en sevillista.

Podías habértela ahorrado, porque, ya sabes Juande, el tiempo pone a cada uno en su sitio. A tí, en lo mas alto de esa montaña de monedas de oro cual tío Gilito, a mi, al sevillista, junto a mi escudo y mis colores, con los que nací, con los que vivo, por los que lucho, y por los que moriré.

¡Pobrecitos aquellos que sólo tienen dinero!

hastalamuerte.net

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>