Home > Opinión > Pepe Gallego > Mi amor eterno
Image

Mi amor eterno

Vaya 73 años “vieja” , vaya cutis sin arrugas que para sí muchos quisiéramos con menos de la mitad de edad tuya. Que joven te me marchas con tu pelo azabache y tus ojos rajaos.
Madre mía , como voy a echarte de menos cuando al volver del Sánchez Pizjuán tras uno de los épicos triunfos de nuestro Sevilla , al abrir la puerta de casa ver como se te ilumina la cara de ver la sonrisa feliz de tu hijo. Dios mío , que cuesta arriba se me va a hacer sentarme en el salón con mi paquete de pipas ante un encuentro a domicilio y no verte sentada en tu clásico sofá , girando la cara cuando tenemos que lanzar un penalti por miedo a fallarlo. O ver tu sonrisa de complicidad mientras papá se marcha al balcón a fumar porque no soporta la presión de un resultado apretado.

Siéntete orgullosa Manuela , pues nadie ha faltado a darte el último adiós. No hay palabras para agradecer tanto apoyo , ni para describir tantas lágrimas. Llamadas desde todas partes , pésames de gente que ni siquiera hubieses podido imaginar , y lágrimas de personas a quienes hiciste mucho bien sin pedir nada a cambio.
Desde vecinos a compañeros de trabajo , desde el Sevilla Fútbol Club con su consejo de administración a la cabeza hasta la Tertulia del Arroz , pasando por amigos llegados de todas partes , por la Peña Sevillista Hastalamuerte , por sevillistas ilustres , por amigos béticos ó los compañeros de la televisión de tu Sevilla , esa que sintonizabas nerviosa para ver llena de orgullo a tu Miguel charlando sobre los colores que llevamos en el corazón.

No quiero aceptar que te marchas madre , no quiero seguir viendo el dolor en los ojos de tu niño mayor , de tu hijo Antonio. Y las lágrimas desgarradas de tu Mari , tu hija , tu amiga , tu paño de lágrimas , tu confidente. Y el sufrimiento de tus nueras y tu yerno a los que tanto bien has hecho siempre. No puedo soportar ver a tus nietecitos preguntando por la “abela Manela” y tener que explicarles que se ha marchado al cielo a darle un fuerte beso al mosquetero de Nervión a quien lloró amargamente una triste tarde de agosto. Puerta miarma , cuida de ella hasta que pueda algún día reunirme con vosotros en el tercer anillo , y ubícala en un buen sitio desde donde ver los partidos pues sus achaques en las piernas no le dejan estar mucho tiempo de pie.

Te marchas mi amor , y solo puedo dedicarte esta humilde carta. Te marchas mi amor , sin hacer ruido , con un leve suspiro que heló la sangre de tus 4 hijos que nos encontrábamos postrados a los pies de tu lecho. Te marchas mi amor , y un trozo de mi se marcha contigo , con impotencia , con amargura , pero henchido de orgullo por tener una madre de 5 estrellas , de Champions. Una madre que vivió por y para sus hijos luchando desde el dolor de la emigración a Alemania hasta el sacrificio de limpiar de rodillas para que sus hijos no se marchasen a la cama con el estómago vacío. Una madre que vivió luchando y ha fallecido del mismo modo , aferrándose a la vida y regateando al de la guadaña todo el tiempo que pudo , incluso doblando los mas optimistas pronósticos médicos.
Te la has llevado guadaña encapuchada , te la has llevado hija de puta , pero ella te ha hecho sudar de lo lindo para lograrlo.

Ahora que la sombría frialdad de la amargura tiñe de negro mi corazón , solo me atrevo a recordar una frase que ahora se hace mas cierta que nunca , y es la que dice que “no existe la derrota en el corazón del que lucha” , y tu has luchado hasta la extenuación.
Déjame quedarme con tu recuerdo para siempre. Déjame acunar la esperanza de reencontrarme algún día contigo. Déjame aspirar a ser digno de ti. Déjame abrazar la idea de volver a acariciar tu maravilloso pelo y déjame soñar con tu rostro cada noche.
Te quiero mamá , aunque eso ya lo sabes…

Pepe Gallego – HastaLaMuerte.NeT

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>