Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación y con fines analíticos. Al continuar navegando acepta la política de cookies.

Leer másAceptar

Este sitio usa cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de los visitantes de nuestro sitio web y ha publicado una política nueva cookies

Los datos generados a través de cookies en las páginas web pueden utilizarse con diversos fines:

- Para usos estrictamente necesarios: Estas cookies son esenciales a fin de que pueda navegar por el sitio web y utilizar sus funciones, tales como el acceso a áreas seguras del sitio web.

- Rendimiento y analítica: Las cookies recopilan información sobre la manera en que los visitantes usan una página web, por ejemplo, páginas internas que los usuarios visitan con mayor frecuencia y si reciben mensajes de error. Google Analytics ubica una serie de cookies (4 por defecto) en su ordenador con la unica finalidad de evaluar el tipo de navegación que realice por la pagina web.

- Funcionalidad: Estas cookies permiten que el sitio web recuerde decisiones que tomadas, como por ejemplo su nombre de usuario o el idioma y proporcionar una mejor experiencia de usuario.

Si no desea recibir cookies mientras navega por el sitio web, puede modificar la configuración del navegador para que le notifique la recepción de cookies o puede optar por restringir o bloquear las mismas.

Tenga en cuenta que algunas áreas de este sitio web podrían no funcionar correctamente si se desactivan las cookies.

Paco Gandía, humorista


gandiaNació en el barrio de San Juan de la Palma, Sevilla. Paco Gandía, viudo desde hace dos años, tenía dos hijas.El pasado año se le brindó un homenaje como reconocimiento a su trabajo de parte del pueblo sevillano al fijarse una placa con su nombre en la casa en la que nació, en la calle Viriato.

Paco Gandía se hizo famoso por sus 'casos verídicos' y alcanzó la fama a mediados de los años 70, gracias a un programa de televisión, donde hizo conocidos chistes como 'el de los garbanzos'.

Su compañero de humores, el también sevillano Josele, ha dicho que Paco Gandía, 'fue el maestro de todos; la calle estaba representada por él en el mundo artístico'. Según Josele, Gandía era muy querido por todo el mundo hasta el punto de que 'ir con él por la calle y andar 10 pasos sin que lo pararan para saludarlo o para darle un beso, desde los niños hasta los ancianos, era muy difícil'.

La metáfora exacta, la hipérbole, la precisión descriptiva, el retruécano de arrabal y corral de vecinos, una forma única de contar los chistes con la coartada de que no eran tales sino 'casos verídicos', se han ido con la muerte del humorista Paco Gandía.

Repeinado, trajeado de manera impecable e imperturbable a la hora de pisar el escenario y declamar con una mínima gestualidad en sus manos, Gandía basó su éxito en llevar a los escenarios un lenguaje popular y exacto a la hora de dibujar sus casos, escenas, personajes y situaciones, y adornarlas con frases del tipo de 'pasa más hambre que un monaguillo en Rusia'.

El hambre de niño de posguerra fue uno de los argumentos recurrentes de Paco Gandía, quien saltó a la fama con el chiste de los garbanzos, en el que un padre 'más parado que un avión de mármol' gana un dinerillo y lo emplea en hartar a un hijo 'que no había comido caliente desde que le dieron la teta al sol'.

Hiperbólico, el humorista fallecido adornaba este caso de comida pantagruélica con que el niño, al más puro estilo del Carpanta del tebeo, comió caliente por última vez cuando 'se cayó de boca en el brasero' y que la cuchara de madera del atracón le hacía 'sobauras' en las orejas' cada vez que se la metía en la boca.

Sevillano de la Puerta Osario, condición de la que hacía gala al igual que la de sevillista, Paco Gandía ha marcado un estilo de hacer humor en sus numerosas actuaciones en escenarios y en el cine, donde protagonizó películas como 'Se acabó el petróleo', junto con sus compañeros Pepe da Rosa, también fallecido, y Josele.

De costumbres sencillas, era habitual verlo a mediodía con su amigo tabernero Enrique Becerra y, cada vez que se le llamaba, en apoyo de numerosas causas benéficas.

Gandía mantenía en la distancia corta la misma naturalidad que en el escenario, la que le hizo decirle a un amigo que si a su hijo le daba de comer 'semillas de palmera', de tan crecidito que lo veía.

Del exceso en sus chistes, da fe el que en un entierro en Sevilla hubiera '290 curas y 80 o 90 monaguillos' y que en este mismo funeral, un legionario echó 'tabaco grifa' (hachís) en los incensiarios, lo que propició que el cochero fúnebre 'se fumara el látigo en el pescante' y que el hisopo hiciera las veces de maraca.

Y era en ese momento cuando, en la descripción de una escena surrealista, uno de los 290 curas cantaba el 'chum, catapum, pum, pum, cómo nos gusta el verano', y otro de aquella multitud de sotanas le respondía que 'por la mañana temprano, taca, tacataca, tacataca,ta'.

'Se le desencajó la barbilla como una persiana vieja y se hizo un cardenal en el ombligo', 'tenía la barba descolgada como la piragua de un indio', 'hacía más mohínes que un corral de conejos', 'tenía más venas que una caja de huevas', 'más mierda que la bombilla de una cuadra' o dura menos 'que una saliva en una plancha' fueron algunas de sus perlas 'verídicas'.

Estas comparaciones, como las coplas, están ya en el habla del pueblo que inspiró casos verídicos como el de la mujer refractaria a la limpieza que 'hizo su casa redonda para no limpiar los rincones' o el que en su viaje de novios, dejó a su mujer en el pueblo 'porque ya conocía Madrid'.

Paco Gandía falleció en Sevilla el 10 de febrero de 2005.
 
¡Compártelo en las redes sociales!
|
Hazte socio de la PCS Hastalamuerte.net
Validación XHTML Validación CSS