Home > Opinión > Roberto Baggio > Romaric-Maresca, ¿Cuánto de compatibles?
Image

Romaric-Maresca, ¿Cuánto de compatibles?

Y ahí parece estar la clave, cosa que estaba intuyendo después de ver todos los partidos en los cuales marfileño e italiano actuaban como mediocentros únicos del equipo. Parece existir una pequeña-o grande- incompatibilidad entre Maresca y Romaric cuando estos parten de titulares en el 11 de Jiménez como mediocentros, que ayer quedó puesta de manifiesto. Romaric no encontraba su sitio cuando actuaba con “Il Capo”, era la sensación que mostraba, pero una vez liberado de la presencia del italiano el marfileño mostró su mejor fútbol, convirtiéndose en el mejor jugador sevillista-Fernando Navarro aparte- en el enfrentamiento contra el Stuttgart en la primera cita del equipo en la fase de grupos de la UEFA. Fue la primera de muchas tardes-noches de gloria en el Sánchez Pizjuán del Costa Marfileño.

 

Preciso en los desplazamientos en largo, sus cambios de orientación no son habituales en el fútbol actual, Romaric fue el faro del Sevilla cuando el equipo tenía la posesión del balón. Liberado de jugar cerca de la defensa, por la presencia de Fede Fazio y su poco recorrido ofensivo, Ndri se sintió el comandante en jefe dentro del campo, el jugador por el que pasaban casi todos los balones y el que creaba la posibilidad de desequilibrio con su enorme calidad en la distribución. Actuó de Maresca y lo hizo con nota. No tuvo que compartir balón ni responsabilidad en la generación con el italiano.

Ambos se pisan, juegan demasiado en paralelo o combinan poco entre ellos en vertical. No suman cuando actúan juntos y siempre el que acababa minusvalorado era Romaric, posiblemente por cuestiones de jerarquía dentro del equipo o de dinámica. Junto a Maresca no termina de conocer cuál es su rol dentro del once, sin él ayer demostró que sabe perfectamente cómo sacar a relucir su mejor fútbol. Fue dinámico, tuvo movilidad, la pidió, trabajó en las coberturas, distribuyó –incluso condujo el balón-y nos mostró el enorme impacto que puede tener en las faltas directas con un golazo espectacular marca de la casa. Posiblemente la importancia que le dio Jiménez sin la presencia de Maresca en el equipo titular le hizo liberarse de la apatía que mostraba cuando el italiano reclama para sí mucha cuota de responsabilidad en el juego ofensivo del equipo.

Ahora le toca a Jiménez sacar conclusiones, conseguir encajar a Maresca y Romaric ha sido su primer campo de batalla en el arranque del campeonato. Poco a poco hemos visto que esa pareja iba rompiéndose en las alineaciones titulares porque no cuajaba, por lo que parece que hay dos jugadores de bastante nivel para un puesto y será difícil verles compartir nuevamente doble pivote, salvo que las circunstancias obliguen a ello.

Respecto al equipo, se confirma lo que se veía venir desde la pretemporada. Jiménez buscaba un equipo más rígido, sólido y académico. Y lo está encontrando desde conceptos defensivos-lo cual no debe sonar peyorativo-, defensa con posesión de balón, líneas juntas, presión y achique en bandas, concesión de pocas transiciones ofensivas al rival, fortaleza en el juego aéreo defensivo. El equipo ha pasado de ser un rodillo-como se le conocía hace una temporada- a convertirse en una roca. Sólido y casi infranqueable, concede escasísimas ocasiones al rival y explota muy bien las debilidades contrarias. El 4-2-3-1 se ha terminado por implantar como sistema y la plantilla demuestra que tiene amplitud. Las raíces del proyecto Jiménez parece que han arraigado bien en tierra, de forma que la mejor noticia de todas es que el equipo ha vuelto a ser competitivo. Va a ser difícil ganar partidos al actual Sevilla.

Desde la defensa, así es como está creciendo este equipo. Y desde la defensa se llega muy lejos.

Miguel Canales

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>