Apoel FC 1-0 SevillaFC: Si había que perder, hoy era el día

 en Europa League

El Sevilla cayó derrotado en su visita a Nicosia, en el último partido de la liguilla de grupos de la Europa League. El resultado era lo de menos, puesto que el Sevilla viajaba ya clasificado como primero de grupo, pero preocupa la imagen dada esta noche, y sobre todo, la desconexión de algunos hombres llamados a enseñar mucho más que los méritos mostrados hasta ahora a Lopetegui.

Salía el Sevilla con un once plagado de no habituales. Desde luego, parecía una buena oportunidad para usar un bono bwin y apostar a la victoria del equipo local, como finalmente terminó ocurriendo.

Entraba en el partido Ocampos, al que todavía le queda un partido de sanción en Liga y al que seguramente Lopetegui quería dar rodaje para que no perdiera ritmo de competición. Aparte del argentino, un montón de sospechosos encabezados por Rony Lopes.

Seguro que era la noche que todos esperaban, el portugués el primero, para empezar a demostrar y a dar señales de vida. Y si bien el «7» fue de los más activos, y no se le puede negar que lo intentara, no le salió casi nada. Cierto es que los socios de ataque tampoco estuvieron hoy para nada, pero el nivel del jugador preocupa, especialmente en relación al coste de su fichaje y las expectativas generadas.

Pero es que en el otro ala, Bryan, que anunciaba en la previa que no tiene intención alguna de salir cedido en busca de más minutos y oportunidades, también tiró la camiseta. Anduvo desaparecido y desacertado todo el encuentro, y terminó siendo sustituido cuando aún quedaba buena parte de la segunda mitad por otro canterano, Pepe Mena, bastante más activo y acertado en los pocos minutos de los que dispuso.

Total, que ni Escudero ni Pozo le van a discutir el puesto en los laterales a Reguilón y Navas, que Chicharito sigue desconectado, y no sabe uno ya si es cuestión del sistema o del propio jugador, y que los extremos hoy tampoco tiraron la puerta de la titularidad de Ocampos, y veremos si de Munir o Nolito.

Dabbur, que entró en la segunda mitad, falló un penalti, y estuvo romo, como todo el equipo, durante todo el encuentro.

Pocas, por no decir ninguna, noticia positiva en la noche de hoy en Chipre. Se esfuman los 500 y pico mil euros de la victoria en la Europa League, pero sobre todo, los jugadores le dieron la razón esta noche a Lopetegui cuando cuenta poco o casi nada con ellos. Era noche de decir «aquí estoy yo», y nadie lo hizo.

Entradas recientes