Atlético de Madrid 1-2 SevillaFC: Se impone lo ilógico

 en Copa del Rey

Vaya sorpresón del SevillaFC. Contra todo pronóstico, consiguió una victoria en el Metropolitano, donde sólo había ganado el Chelsea, para poner de cara, si bien no sentenciada, la eliminatoria de Copa ante el Atlético.

En una encuesta publicada en el día de hoy, un 70% de los sevillistas participantes pensaban que el Sevilla perdería hoy en el Wanda. Motivos tenían de sobra. Por un lado, el Atlético. Un equipo hiper trabajado, con un modelo de juego más que definido, que muerde en cada balón y que, además, contaba en el once con sus dos fichajes estrella de invierno. Por otro, un Sevilla moribundo, triste y deprimido, con problemas de vestuario y una racha de juego y resultados que daban miedo.

Pues aquí la grandeza del fútbol. Cuando nadie apostaba por ellos, los jugadores del SevillaFC quisieron dejar mal a todos aquellos que habían dejado de creer en este grupo. Con un partido muy serio, plantaron cara al Atlético del Cholo, y en un final sorprendente, remontaban el tanto inicial de Diego Costa. Primero Navas, con ayuda de Moyá, y luego Correa, que se resarcía de otra ocasión clarísima fallada, le daban la vuelta al gol inicial de Costa.

Sorprendió el rendimiento de muchos futbolistas. Corchia pareció un lateral fiable. Mercado hizo olvidar los últimos partidos de Kjaer. Lenglet volvió a parecer ese central tan prometedor. Escudero, solvente, estuvo apunto de marcar un golazo que sólo evitó el paradón de Moyá. En el medio, Nzonzi y Banega se entendieron bien. Y arriba, hasta Mudo Vázquez o Muriel demostraron hoy compromiso y sacrificio. Además, en la portería, Sergio Rico recobró las buenas sensaciones y sobre todo, hizo varias paradas de mérito que mantuvieron la portería a cero durante buena parte del encuentro.

Si ha sido sólo un espejismo de una plantilla dolida y espoleada por las últimas “broncas”, o si realmente es un punto de inflexión, lo veremos en los próximos partidos. De lo que no cabe duda es de que el partido de esta tarde tiene que servir de modelo y espejo donde mirarse. Posiblemente, aunque el partido hubiera terminado 1-0, el aficionado sevillista no tendría nada que reprocharle a un grupo que por primera vez en mucho tiempo pareció un equipo, comprometido y solidario. Ojalá encuentre Montella el camino, y los jugadores, se agarren a este resultado para poner remedio a una temporada que comenzaba a pintar muy fea. Tiempo hay.

Entradas recientes