Aún se espera la mejor versión de Rakitic

 en Hastalamuerte.net

Una de las incorporaciones que más ilusión ha despertado entre el sevillismo es la de Ivan Rakitic. El regreso del hijo pródigo era una noticia muy esperada por todos los seguidores del club. El jugador croata nunca ha escondido su sevillismo, del que ha hecho bandera siempre que se le ha presentado la oportunidad. En el FC Barcelona era una de las piezas casi inamovibles de los sistemas de juego. Independientemente del entrenador que ocupara el banquillo culé, siempre disponía de minutos.

El motivo por el que era una ficha fija en los onces azulgranas era por su lucha y su trabajo. Un profesional de pies a cabeza que siempre ha aprovechado las oportunidades que se le han planteado en su carrera deportiva. A pesar de no haber sido nunca uno de los deportistas mejor pagados del mundo, siempre ha mostrado un sacrifico digno de esa categoría.

Por lo tanto, y teniendo en cuenta la estima que le profesaba la secretaría técnica azulgrana, parecía un movimiento utópico. Pero al final de la pasada temporada todo cambió en el seno de la cúpula barcelonista. La derrota sufrida en la Champions League ante el Bayern de Múnich -con un 2-8 final muy contundente- hizo que todo se tambalease. El Barça tuvo que iniciar deprisa y corriendo una revolución que ya hacía tiempo que la masa social demandaba. Un vestuario envejecido, derrotado anímicamente y agotado deportivamente pedía a gritos una serie de cambios. Independientemente de las incorporaciones que llegaron al Barça, el capítulo más importante fue el de las bajas. Había que liberar masa salarial para poder incorporar nuevas fichas en el tablero.

Hombres con mucho peso del vestuario, como es el caso de Arturo Vidal, Luis Suárez o el mismo Ivan Rakitic, fueron invitados a abandonar la entidad catalana. El Sevilla, pues, vio en este contexto una oportunidad de oro para recuperar al centrocampista y ponerlo a las órdenes de Julen Lopetegui. Rakitic no dudó ni un momento en aceptar la propuesta, y el conjunto hispalense también salió ganado, ya que el croata se ha incorporado a casi coste cero -1,5 millones fijos y 9 en variables-. En nuestro foro era uno de los favoritos para suplir a Éver Banega.

Pero una historia que terminó en final feliz está empezando a derivar en una situación preocupante. La figura de Rakitic, quizás excesivamente idealizada por la parroquia sevillista, no se está correspondiendo con su rendimiento real sobre el terreno de juego. El futbolista está empezando a generar debate respecto a su poca lucidez en los terrenos de juego. 

Antes del partido que el Sevilla disputó en Stamford Bridge esta pasada semana, el técnico Julen Lopetegui opinó sobre el estado actual de Rakitic: «Las valoraciones personales de mis jugadores no las hago en público. Estamos encantados de que Ivan esté con nosotros. Nos está conociendo y nosotros también a él. Nos va a ayudar, no tengo ningún tipo de dudas, durante la temporada». 

Unas declaraciones que dejan entrever que, hasta el momento, Rakitic no ha podido exponer todo el fútbol que atesora en sus botas. La falta de ritmo, velocidad y claridad a la hora de tomar decisiones puede estar justificada por su etapa final en el FC Barcelona. Es ya público y notorio que los entrenamientos del Barça en la etapa Setién y Valverde estaban lejos de la exigencia que se le debe pedir a un jugador de primer nivel. Solo hay que ver el estado físico en el que volvió Coutinho tras la cesión al Bayern de Múnich. 

De momento, Lopetegui está confiando mucho en el jugador. En los partidos de Liga que se han disputado, ha salido como titular en un 100% de los enfrentamientos. Y en el partido ante el Chelsea, un duelo de exigencia máxima, también contó nuevamente con la confianza del entrenador. Disputó un total de 80 minutos en un partido que finalizó con 0-0 en el marcador.

Fuente: Youtube

La transición de un juego posicional y de posesión, como es el azulgrana, a un estilo de fútbol más anárquico y de idas y venidas como es el del Sevilla, requiere un tiempo de adaptación. Seguro que en los próximos partidos veremos al Rakitic que todos conocemos, sacrificado en defensa y despierto en el juego de creación. Pero lo que no se puede negar es que, hasta el momento, el croata está lejos de su rendimiento deportivo óptimo. El balón se encuentra en su tejado.

Photo by Jorono Public Domain (License)

Entradas recientes