El campo Reina Victoria

 en Historia del Sevilla FC

Hasta hace pocos días no sabíamos que estos directivos encabezados por Paco Alba pensaron ya en 1918 en construir un estadio en Nervión:

Efectivamente tenían vistos los terrenos que hoy ocupa el antiguo matadero para construir un estadio, si no fuese porque se cruzó en su camino Manuel Medina y Carvajal, el marqués de Esquivel, que les ofreció a un muy buen precio de arrendamiento los terrenos que su madre poseía en el Paseo de la Palmera, antigua Avenida de la Reina Victoria.

Comenzaron a construir el estadio en estos terrenos, con más aforo que el anterior, ya que se había quedado pequeño para una afición creciente.

El club puso a la venta 100 obligaciones, al precio de 100 pesetas cada una, a devolver en 5 años. Los costes de la construcción del campo fueron los siguientes:
* 1350 pesetas el vallado y firme del terreno de juego obra realizada por D. Manuel Domínguez.

* Se acepta la propuesta del carpintero D. José Grosso Barba que circunda el campo con bancos de madera, así como construye una pequeña tribuna de 10 metros de longitud y cuatro gradas para colocar sillas, el precio es de 6 pesetas y 75 céntimos por metro.

* Construcción de una caseta por valor de 3.000 pesetas presentada por el arquitecto D. Pablo Gutiérrez. Esta caseta sirvió también como caseta para el guarda del campo, (se ve en la foto), en un primer momento ocupada por Eduardo Santizo padre del jugador del mismo nombre y posteriormente por Manolo Pérez el patriarca de la saga de los Pérez, Manolito que fue masajista del Sevilla y su hijo Domingo que sigue en las labores médicas del club. Se nombra jefe del campo a D. Eduardo Rodríguez Blanco.

Estaba dotado de todos los elementos necesarios para la buena práctica del fútbol. Contaba con gradas en los cuatro lados del recinto, y estaba totalmente cerrado. El único inconveniente era que para tomar un refrigerio, en los descanso de los partidos, había que ir a más de 300 metros a un quiosco-venta que había al otro lado del Paseo de la Palmera

El 20 de Octubre de 1918 se inauguró el campo sevillista “Reina Victoria”, (o de la Victoria), en la Avenida de la Palmera:

Pero este cronista no contaba con toda la información. El estadio se inauguró contra el Unión Sporting de Madrid, venciéndoles por 2 a 0.
La primera temporada se establece esta lista de precios para el público:

Tribuna:
1ª fila 10 pesetas
2ª fila 9 pesetas
3ª fila 8 pesetas
Fila de bancos a 5 pesetas.
La couta de socios pasa de 2 a 3 pesetas mensuales.

Poco después de la inauguración de nuestro estadio, el 1 de Noviembre de 1918, inauguramos el campo del Patronato bético, que también tuvieron que mudarse desde el Prado, goleándoles por 0-5.

El campo Reina Victoria vivió grandes momentos de gloria. La consecución de 10 copas de Andalucía y vistorias sobre partidos del campeonato de España se ganaron allí, teniendo en cuenta que hasta 10 años más tarde no comenzó el Campeonato Nacional de Liga. Grandes goleadas sobre los eternos rivales tomaron forma en nuestro viejo estadio, pero uno de los episodios más gloriosos correponde a este estadio, por ser el primer campo de Andalucía donde jugó la Selección Nacional, partido celebrado el 16 de Diciembre de 1923, ante Portugal, ganando España por 3-0 (los 3 goles de Zabala).

También se produce el debut internacional de los dos primeros jugadores del Sevilla; Spencer y Herminio.

Tras 10 años de momentos gloriosos, en 1928 fue derruído con motivo de la construcción de la Exposición Universal de 1929 y en su lugar se construyó un parque de atracciones. Muy cerca de allí, algunos años tras la Exposición, se construyó el Campo de la Victoria, sede del C.D. Puerto, el que sería filial sevillista con los años. Pero esa es otra historia y esta vez sí, el Sevilla FC fue en busca del barrio de Nervión, que no olvidaron ni se les fue de la cabeza desde 1918.

Este era el enclave de este estadio sevillista:

Carlos Romero
lapalanganamecanica.com

Entradas recientes
Grada del campo de la Victoria