El sistema defensivo del Sevilla (II): La variante Drago, defensa de córners

 en Roberto Baggio

Para tratar de resolver los problemas que se han producido, con los rivales atacando la espalda de los defensas que hacen marca individual a los contrarios que ocupan su zona y los arrastran hacía fuera, hemos visto cambiar el posicionamiento de los defensas centrales en determinados partidos. Repito, el cuadro técnico no es estático, busca alternativas y hace modificaciones aunque algunos no lo quieran ver. Trabajar se trabaja como se puede ver al analizar las variantes que se han manejado en poco tiempo para buscar una mayor solidez defensiva.

La presencia de Adriano como lateral zurdo ha traído consigo que la zona izquierda no tenga tanto espacio a la espalda porque el brasileño no es un jugador que salga tanto a la marca y mantiene más la posición. Pero la más llamativa ha sido el cambio de rol que ha sufrido Dragutinovic como defensa central.

BUSCANDO SOLUCIONES, DRAGO COMO LIBRE CONVENCIONAL

Una variante habitual que utiliza Manolo Jiménez en los últimos tiempos es que la pareja de centrales que salte al campo sea la formada por Escudé-como central derecho- y Dragutinovic- como central zurdo-. En estas situaciones observamos que, cuando el Serbio actúa en el centro de la zaga, lo hace como un libre convencional, ubicándose por detrás de la línea que suelen formar los tres defensas que le acompañan en la línea de 4 o eventualmente Poulsen en su posicionamiento para realizar la cobertura a Daniel Alves.

Este posicionamiento imposibilita cualquier achique de espacios y cualquier tentativa de que el rival caiga en fuera de juego pero trata de dotar al equipo de un jugador encargado de las coberturas de manera permanente. De todas formas esto no supone ningún problema ya que el Sevilla no es un equipo que trabaje en la búsqueda de que los rivales caigan en fuera de juego porque la marca individual de los defensas hace que exista una tendencia natural al repliegue.

Dragutinovic pasa de ser un marcador central agresivo que busca la anticipación como arma principal de su juego a convertirse un defensa que actúa como libre varios metros por detrás de sus compañeros de zaga, aprovechando la capacidad que nos ha mostrado en épocas pasadas para cubrir las espaldas de los compañeros por su velocidad y anticipación.

En la siguiente imagen se puede observar a Dragutinovic, en azul, por detrás de la línea defensiva, en rojo, -así se mostrará en todas las imágenes posteriores-, en el partido de vuelta de los octavos de final de Champions League contra Fenerbahçe.

En la siguiente imagen se observa nuevamente el posicionamiento de Dragutinovic como libre convencional en el partido Sevilla F.C. Barcelona correspondiente a la Liga española-perdón por esta imagen, que no es de excesiva calidad-, cuando observé por primera ver utilizar esta variante por parte de Jiménez, no se si la ha utilizado antes, no lo recuerdo. Creo recordar que este es el primer partido en el que juegan juntos Escudé y Drago, con esta pareja se empieza a ver este automatismo de protección.

En la próxima se puede volver a constatar la presencia de Dragutinovic como libre por detrás de la línea defensiva en el choque Fenerbahçe- Sevilla correspondiente a la ida de los octavos de final de la Champions en el Sukru Saracoglu.

Y por último volvemos a observar en ese partido como Dragutinovic sigue manteniendo su rol como defensa libre en el posicionamiento defensivo del Sevilla de Manolo Jiménez:

Se puede concluir, por tanto, que el equipo ha utilizando la variante de formar con una defensa que no trabaja en línea, hay una orden clara y evidente de formar con un libre- Drago- que tampoco achica en ninguna de las situaciones en las que actúa como jugador del centro de la zaga, pero trata de evitar la ruptura al espacio por parte de los delanteros rivales. Por este motivo el equipo tiene tendencia al repliegue y no al achique de espacios porque sino se ampliaría aún más la distancia entre Dragutinovic y el resto de compañeros de la zaga.

La idea es dotar , como se comentó antes, al equipo de un jugador de cobertura en la defensa, aunque el mecanismo no ha funcionado del todo bien. Esta variante es utiliza cuando actúan Escudé y Drago como pareja de centrales y sobre todo en las transiciones rivales, más que en el juego elaborado. No la hemos visto en el partido contra el Levante, aunque sí se siguió manteniendo el marcaje zonal mixto tanto de Drago como de Mosquera sobre Riga y Alex Geijo, pero no observamos el repliegue del central serbio cuando atacaba el equipo valenciano.

DEFENSA ZONAL EN LOS SAQUES DE ESQUINA

Se han escrito ríos de tinta y tenido infinidad de tertulias en las emisoras de radio respecto al comportamiento defensivo del equipo sevillista debido a que encaja muchos goles en estas situaciones. En las últimas semanas se ha observado, como ya constatamos desde aquí, un cambio hacia el marcaje zonal en los saques de esquina rivales. Aunque en el último partido frente al Levante, Manolo Jiménez ha vuelto a un marcaje hombre a hombre para defender los lanzamientos de córner. No ha terminado de convencerle al técnico sevillista el comportamiento del equipo con este sistema, aunque es cierto que el equipo ha recibido menos remates, pero no por ello ha dejado de encajar goles en este tipo de jugada.

El problema ha venido, sobre todo, en la defensa de la línea de rechace. El equipo ha conseguido evitar remates directos pero ha encajado en las segundas jugadas tras los despejes de los jugadores que marcan dentro del área pequeña porque no estaba bien posicionado para defender esa zona. Es posible que tras el último partido en el Sánchez Pizjuan el equipo vuelva al marcaje individual, tras no encajar el pasado domingo a balón parado.

El equipo de Nervión ha utilizado en los últimos partidos dos variantes en el posicionamiento defensivo en este tipo de jugadas. Se parte de un concepto de marca zonal con dos líneas que se posicionan dentro del área pequeña, una de ellas sobre la línea del borde del área pequeña. La primera de esas variantes que hemos comentado la podemos analizar en el partido contra el Español de Barcelona y en ella se encarga de la marca del punto de penalti el canterano Jesús Navas, como se observa en la siguiente imagen-en la parte derecha se marca a Navas con círculo rojo-.

Así mismo Adriano coloca en el primer palo, no hay ningún jugador que se ubique en el segundo. Palop es el encargado de defender esa zona, marcada en azul, esos son sus dominios. Este concepto es el que ya habíamos visto en las temporadas anteriores, Palop tiene que defender la zona de segundo palo, además de la defensa de los balones parados con 11 jugadores-no es Manolo Jiménez el que los utiliza por primera vez, es un posicionamiento de temporadas anteriores, aunque se marcaba zonal mixto como ya hemos dicho en anteriores análisis del equipo y que el actual técnico del Sevilla mantuvo durante algún tiempo-.

El problema de este posicionamiento es el que se puede observar en la siguiente imagen, en la que se marca en azul la zona de rechace, que no protege ningún jugador del Sevilla.:

Transcurridos algunos segundos en la jugada, la defensa despeja el balón y Corominas caza el rechace y anota el 2º gol del Español en ese partido. Como se recoge en la siguiente figura, la inexistencia de defensa de la zona de rechace origina el disparo libre de marca del jugador españolista. Sobre este aspecto hablamos en el post partido contra el Español y observamos que en un saque de esquina posterior Navas está más concentrado y sale al rechace a la frontal para proteger el disparo desde esa posición.

La otra variante se pudo observar en el partido contra el Recreativo de Huelva y consiste en ubicar a los dos jugadores de banda fuera de la línea, a priori encargándose de la zona de rechace. Este posicionamiento se puede observar en la siguiente imagen del partido disputado en el Nuevo Colombino:

En rojo se marcan los dos jugadores de banda en esos momentos en el equipo, Duda y Renato. En azul se observa un jugador del Recre en el punto de penalti, sin marca, y la zona de rechace en la frontal del área también sin protección. Mantiene el inconveniente de la defensa del rechace pero supone una ventaja en el caso de despeje a una zona lateral ya que tienes salida fácil en la transición ofensiva y defensa de la zona de rechace. Eso siempre y cuando los jugadores que no están en las líneas defensivas no lean el saque, porque deberían ser los encargados de obstaculizar el rechace en la frontal y a un eventual rematador en el punto de penalti.

De este saque de esquina se llega a una situación en la que Duda remata en portería contraria tras asistencia de Renato y que para Sorrentino -.portero del equipo de Huelva- tras recorrer todo el campo cuando había subido a rematar el córner en una transición límpia, aunque la jugada arranca por un fallo en el intento de remate desde la frontal del jugador del Recreativo que no consigue golpear el balón y que permite a Renato lanzar la contra. Se observan, por tanto, ventajas e inconvenientes de esta disposición defensiva dentro de la misma jugada, no se protege la zona central de la corona de área, pero si el balón sale al pasillo lateral la salida en la transición es muy fácil y peligrosa.

En la eliminatoria de Champions League contra el Fenerbahçe turco, Manolo Jiménez vuelve a utilizar la segunda variante, que ya habíamos visto en el Nuevo Colombino. Nuevamente dos líneas dentro de área pequeña y dos hombres para proteger los rechaces en zonas laterales, pero sin protección del punto de penalti y de la frontal del área-que se marcan en azul- donde se pueden observar dos jugadores turcos atacando una de esas zonas libres, la del corazón del área. Los jugadores de banda están más pendientes de la salida en la transición ofensiva que de la protección de las zonas conflictivas.

En el partido correspondiente a la vuelta de los octavos de final de Liga de Campeones se vuelve a constatar que el equipo defiende en zona, en este caso con una sola línea sobre el borde del área pequeña, pero se sigue sin proteger la zona de punto de penalti. Nuevamente los dos jugadores de banda no participan y esperan en zona lateral de rechace para salir en la transición ofensiva o la defensa del rechace hacia zona exterior del área.

El Fenerbahçe saca en este caso en corto, la pelota llega a Deivid en esa zona marcada anteriormente en azul y remata sin oposición. En esta jugada es Diego Capel el que debe obstaculizar el disparo viendo que no hay opción de despeje ni rechace, debiéndose haber cerrado para evitar el remate cómodo del jugador del equipo turco. Esto se refleja en la siguiente imagen, donde se constata que no hay nadie en la zona de punto de penalti. Fallo claro de concepto defensivo del almeriense Diego Capel que piensa más en la salida a la contra que en proteger la zona de rechace que le corresponde.

Roberto Baggio – Imágenes cortesía de Jesús Creations

Entradas recientes
ImageImage