FK Krasnodar 1-2 SevillaFC: Asegura los octavos y peleará el primer puesto con el Chelsea

 en Champions League

El SevillaFC consiguió una agónica victoria en Krasnodar, gracias a un gol en el último minuto de Munir cuando el marcador, ya con 1-1 aseguraba igualmente la presencia del Sevilla en octavos. El Chelsea, que ganó también 1-2 al Rennes, será el próximo rival en la quinta jornada, en la que se dilucidará posiblemente el equipo que se haga con la primera plaza del grupo. Es buen momento para bet365 registrarse y apostar a la victoria sevillista.

No hay forma de vivir un partido tranquilo del Sevilla. Desde que se retomara la competición después de la primera cuarentena, cada partido del equipo de Lopetegui es una montaña rusa de emociones. Pocos son los partidos que ha ganado este Sevilla de manera tranquila y holgada, y los sevillistas restan años de vida por cada partido que presencian. Aunque claro, si el final va a ser feliz como hoy o como ante el Inter, se lleva mejor.

A los 4 minutos Rakitic cazaba un despeje de la defensa rusa al borde del área y empalmaba a bote pronto un disparo precioso que se colaba junto al poste de Gorodov. Si no has visto el partido por televisión, busca en algún resumen el gol del croata porque es una delicia el plano trasero donde el balón prácticamente levita sobre el césped.

Con un Krasnodar desahuciado y el marcador a favor, podía pensarse que por fin iban a vivir los sevillistas un partido tranquilo. La primera mitad así lo auguraba, donde el control sevillista fue total, y Vaclik un mero espectador. Pero en la reanudación el Krasnodar dio un paso al frente. Al nada de iniciar la segunda parte, Gudelj se dormía al borde del área y cuando Cabella iba a hacer el empate, Koundé sacó un pie milagroso para enviar el balón al poste y evitar el gol. Sin embargo, a los minutos una buena jugada trenzada por los rusos al borde del área quedaba a los pies de Wanderson que con algo de suerte y algún rebote ponía el empate.

El partido se convirtió entonces en un correcalles. De la rigidez defensiva se pasó a una anarquía donde nadie hacía por matar el juego, y las ocasiones se sucedían. Después de mover el banquillo, con hombres rápidos de refresco arriba como En-Nesyri o Idrissi, hizo bien Lopetegui en mantener en el campo a ese tipo con mucho gol, Munir, que en el 94 cazaba un balón en el área para, al segundo intento, hacer el 1-2 definitivo, asegurar los octavos, dar la posibilidad de pelear de tú a tú al Chelsea el primer puesto, y por que no, coger un pellizco adicional en forma del premio económica que otorga la Uefa por cada victoria en Champions.

Noche redonda a excepción de la lesión de Escudero. Se dañó el hombro ya lesionado con anterioridad, y con Acuña también entre algodones, le tocará a Lopetegui inventar algo para el lateral zurdo. De momento, hoy jugó Rekik, correcto, pero evidentemente justo para esa posición.

Entradas recientes