Polí­tica

No todo es fútbol: Series, Cine, Música, Política...

¿Qué ideología polí­tica tienes?

Extrema Izquierda
23
9%
Izquierda
65
26%
Centro Izquierda
30
12%
Centro
27
11%
Centro Derecha
47
19%
Derecha
21
9%
Extrema Derecha
17
7%
Soy apolítico
17
7%
 
Votos totales: 247

Avatar de Usuario
antoniobiris
Equipo del foro
Equipo del foro
Mensajes: 6639
Registrado: 24 Sep 2009, 11:30
Edad: 33
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por antoniobiris » 08 Dic 2018, 21:37

Primerodemayo escribió:
antoniobiris escribió:
08 Dic 2018, 21:02
Si quieres lo comparamos con Sevilla y entonces acabó ya la discusión.
¿Pero que vamos a comparar con Sevilla? ¿El consumo de drogas?
Por favor, decidme la relación que existe entre la economía portuguesa o la holandesa con el hecho de que políticas de permisividad con la droga impliquen una reducción en su consumo. ¿Que narices pinta en este debate si en Portugal se vive bien o mal?

Una cosa os dejo clara, no voy a dejar que desviéis el tema hacia aquello que os interesa, por lo que vuelvo a principio: El aborto.

Abortos en España con la ley restrictiva en la que solo se podía abortar en tres supuestos:

año 2000 - 63.759
año 2001 - 69.857
año 2002 - 77.125
año 2003 - 79.788
año 2004 - 87.985
año 2005 - 91.664
año 2006 - 101.592
año 2007 - 112.138
año 2008 - 111.031
año 2009 - 111.482
año 2010 - 113.031

Entra en vigor la ley que permite abortar libremente en las primeras semanas de gestación:

año 2011 - 118.359
año 2012 - 112.390
año 2013 - 108.690
año 2014 - 94.796
año 2015 - 94.188
año 2016 - 93.131

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Aborto_en_Espa%C3%B1a

Tras esto se repite el caso de las drogas: Holanda y Portugal, ejemplos de que la mano dura no es la solución para nada, que de hecho existe una correlación entre permisividad y bajos indices de consumo de drogas, y en España además con el aborto.
Perdón, yo me refería al tipo de vida de un sitio a otro.

Avatar de Usuario
shingon
Usuario
Usuario
Mensajes: 3688
Registrado: 12 Jul 2017, 02:14
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por shingon » 08 Dic 2018, 22:04

antoniobiris escribió:
08 Dic 2018, 21:02
Primerodemayo escribió:
antoniobiris escribió:
08 Dic 2018, 19:09
Ahora mismo vengo yo de allí y pobreza hay tela marinera.

Pues mira, resulta que vivo justo en la frontera de Portugal, que mi madre es Portuguesa y mi abuela viva también. Suelo ir a Portugal una o más veces al mes y sé de sobra el estado de su economía y sus problemas, entre otras cosas por el gobierno derechista que aceptó el rescate financiero y que ahora los partidos de izquierdas acaban de terminar de pagar.

Sin embargo, ¿Qué tiene esto que ver con sus resultados en la lucha contra la droga? Ya os lo digo yo: nada.

El hecho, objetivo, es que portugal despenalizó el consumo de drogas y desde entonces todas las gráficas relacionadas con su consumo no han parado de bajar y es un ejemplo mundial. Pero si queréis nos ponemos a hablar del estados de las playas del Algarve, el sabor de los quesos del Alentejo o de que las portuguesas tienen bigote. Total, todo sea por desviar el tema.
shingon escribió:
08 Dic 2018, 19:05
Y tú te lo crees....? te aconsejo que te mudes una temporadita a Portugal ese país tan paradisiaco y puntero como lo cuentas.
¿Por qué no voy a creerlo? ¿por qué a ti no te interesa que sea cierto? Si quieres te busco más fuentes y de diferentes años o naciones en las que se analiza la lucha contra las drogas de Portugal y su efecto desde su despenalización.

Además ¿Qué debo creer entonces? ¿Qué el Abascal es un moderado que va a salvar a España del mal? ¿Que no es racista y solo ordenado?
shingon escribió:
08 Dic 2018, 19:24
Imagen
No te lo tomes a mal pero pareciere que hablara de este tío........ves el parecido.....?

a propósito crees que el tamaño importa.....? te lo digo por lo de la testosterona.

Tienes hijas,,,,, hoy en dia son las mas numerosas en el botellón,,,,aquí, y en Manila tb, no queramos ser mas papistas que el Papa joder, en el 90% de las veces las leyes se cumplen y si los políticos de turno hoy en dia no fuesen tan chupopteros y convenidos todo funcionaria mejor.
¿Peri que tiene que ver Putin, los botellones o que las leyes se cumplan con mi mensaje sobre el porcentaje de votos masculino de VOX, y que los hombres quieren seguir decidiendo por las mujeres? ¿Como las mujeres van al botellon necesitan a un hombre para decidir si pueden ser madres o no?
Si quieres lo comparamos con Sevilla y entonces acabó ya la discusión.
Chico sigue con lo tuyo, pero replantea todo lo que pretendes demostrar, no lo pongas por partes......

Avatar de Usuario
shingon
Usuario
Usuario
Mensajes: 3688
Registrado: 12 Jul 2017, 02:14
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por shingon » 08 Dic 2018, 23:04

Primerodemayo escribió:
08 Dic 2018, 21:35


¿Pero que vamos a comparar con Sevilla? ¿El consumo de drogas?
Por favor, decidme la relación que existe entre la economía portuguesa o la holandesa con el hecho de que políticas de permisividad con la droga impliquen una reducción en su consumo. ¿Que narices pinta en este debate si en Portugal se vive bien o mal?

Una cosa os dejo clara, no voy a dejar que desviéis el tema hacia aquello que os interesa, por lo que vuelvo a principio: El aborto.

Abortos en España con la ley restrictiva en la que solo se podía abortar en tres supuestos:

año 2000 - 63.759
año 2001 - 69.857
año 2002 - 77.125
año 2003 - 79.788
año 2004 - 87.985
año 2005 - 91.664
año 2006 - 101.592
año 2007 - 112.138
año 2008 - 111.031
año 2009 - 111.482
año 2010 - 113.031

Entra en vigor la ley que permite abortar libremente en las primeras semanas de gestación:

año 2011 - 118.359
año 2012 - 112.390
año 2013 - 108.690
año 2014 - 94.796
año 2015 - 94.188
año 2016 - 93.131

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Aborto_en_Espa%C3%B1a

Tras esto se repite el caso de las drogas: Holanda y Portugal, ejemplos de que la mano dura no es la solución para nada, que de hecho existe una correlación entre permisividad y bajos indices de consumo de drogas, y en España además con el aborto.
Lo primero que me viene a la cabeza al ojear este dato es que en el 2016 las mujeres están mucho mas concienciadas respecto al sexo que en el año 2000.

Usease póntelo o no pillas cacho....!

Respecto a las drogas, hummm replantea esto en una reunión de padres en la escuela y todos te responderán igual, lo que tu digas pero fuera de la escuela donde estudia mi hijo, y por supuesto lejos de mi familia, por otra parte tb mirar quién se beneficia con el reparto de esa droga, si es por parte de los narcos o del gobierno.

Charo Roca
Usuario
Usuario
Mensajes: 4908
Registrado: 21 Abr 2017, 13:40
Ubicación: Málaga Oeste
Edad: 76
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por Charo Roca » 08 Dic 2018, 23:09

Primerodemayo escribió:
08 Dic 2018, 12:47
GenteDeBien escribió:
08 Dic 2018, 11:19

Diselo a los niños que nazcan gracias a la prohibicion si para ellos es un retraso (ayudando económicamente y por todos los medios posibles a la mujer por supuesto)
Dos cosas:
Primera: Desde que está en vigor la nueva ley del aborto, los abortos no paran de bajar de España.
Segunda: Ninguna ley nunca ha logrado impedir que una mujer aborte (ya te digo antes de ser legal se aborta a más que ahora), lo único es que antes las pobres morían en las clínicas clandestinas en el proceso mientras que las hijas de los rocachones antiabortistas se iban a Londres a abortar.

No lo necesitaban, Don PrimerodeMayo... volar a Londres pa abortar, digo... en Madrí había una clínica, privada por supuesto, en la que las niñas litris abortaban y, de paso, se hacían zurcir el virgo pa llegar al santo matrimonio ''como diosh manda''... aunque a mí nunca me ha quedao muy claro los motivos que tiene ése Undivé voyeur de luengas barbas que nos espía entre las nubes pa reprimirnos el rijo y olvidar los otros nueve mandamientos que él mismo impuso a la humanidad...

¿O es que sólo se conculca el sexto?... ¿qué pasa con el quinto y el séptimo?... ¿y con el onceavo que dice ''no meterás las narices ande naide te ha llamao'' que está especialmente aconsejao al obisperío como el Monse Fernández de Córdoba, ---no; no es descendiente del Gran Capitán sino que se llama Fernández y pastorea su ganao en Córdoba la llana... aunque, en todo caso no sería tatatataranieto del inventor de las famosas cuentas a las que dio nombre* sino del Gran Capellán de la Poya Gorda**, individuo de luctuoso recuerdo en la ciudad de La Mezquita... Mezquita que, pasados los años, el Monse de la Diócesis terminó cobrando una poya aún más grande a todos los cordobeses birlándoles por la jeró esa joya del arte sacro musulmán por el módico precio de 30€uretes....

Pero estábamos hablando del aborto... y tengo la impresión de que algunos anti-abortistas lo son como muestra de agradecimiento, porque si sus mamás hubiesen sospechado la clase de becerro que traían al mundo, me juego los trece pliegues a que los hubiese abortado.

* Me refiero, claro está, a las que presentó Don Gonzalo ante los auditores reales cundo echaron en falta unas ''pequeñas'' sisas... '`díganle vuecedes al rey mi señor que los veinte millones de maravedíes que faltan se gastaron en picos y palas pa enterrar a los enemigos que mataron mis tercios para engrandecer sus reinos'' y que, más o menos, son las que presentan los filibusteros que tienen su guarida en Génova 13 cuando les preguntan ''de dónde sacan pa tanto como destacan''.

**Don Fulgencio, que así se llamaba el famoso Capellán de la Poya Gorda, no es que luciese sus atributos masculinos más gordos y lozanos que los demás cordobeses... sino que, como a su vez, era el dueño de varios de los pintorescos molinos que aún perduran el el Guadalquivir, obligaba a sus parroquianos bajo pena de excomunión a moler el trigo en sus molinos y no en los de la competencia... y la ''poya'' era la cantidad de grano que el molinero sacaba de cada costal molido... por lo visto, Don Fulgencio la usaba gordísima [la dichosa poya] aunque fuese medio capón y gustase del vicio del pecado nefando tanto dante como tomante.

Charo Roca
Usuario
Usuario
Mensajes: 4908
Registrado: 21 Abr 2017, 13:40
Ubicación: Málaga Oeste
Edad: 76
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por Charo Roca » 08 Dic 2018, 23:26

shingon escribió:
08 Dic 2018, 23:04

Lo primero que me viene a la cabeza al ojear este dato es que en el 2016 las mujeres están mucho mas concienciadas respecto al sexo que en el año 2000.

Usease póntelo o no pillas cacho....!

Respecto a las drogas, hummm replantea esto en una reunión de padres en la escuela y todos te responderán igual, lo que tu digas pero fuera de la escuela donde estudia mi hijo, y por supuesto lejos de mi familia, por otra parte tb mirar quién se beneficia con el reparto de esa droga, si es por parte de los narcos o del gobierno.

Don Shingón... parésceme que no tiene usté muy claros los conceptos en lo tocante (o metiente si nos referimos a los embarazos no deseados) al aborto y a la farlopa...

Lo digo porque la SICARIA abomina del uso del condón en la muy sidótica África y aconseja la abstinencia si se tiene ganas de foyisqueo... no recuerdo cómo se llamaba la encíclica, pero debería haberse llamao ''scopa má pericolosamente'' en italiano macarrónico.

En cuanto a la farlopa, sepa usté que es un negocio en el que se compra y se vende al ''contao rabioso'' uséase; trinco-trinco si no quiere el deudor quitarse de fumar definitivamente antes de tiempo previa pérdida de sus atributos masculinos (ellos) o ser despellejada viva (ellas)... y son muchas decenas de miles de millones los que cambian de manos entre los narcos y los viciosos que arruinan su vida consumiendo su mierda... ¿se ha preguntado usté quienes tienen esas ingentes sumas de dinero para comprar y revender la farlopa?... piénselo y me lo cuenta. :)

Charo Roca
Usuario
Usuario
Mensajes: 4908
Registrado: 21 Abr 2017, 13:40
Ubicación: Málaga Oeste
Edad: 76
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por Charo Roca » 09 Dic 2018, 10:05

LA IMPORTANCIA DE UNA COMA

La ya célebre frase ''¡es la economía, imbécil!'' se presta a variadas interpretaciones en función de la dichosa coma, pues si se la quitamos nos quedaría ''¡es la economía imbécil!'', pues de imbéciles es que la economía sólo sirva para que cada día haya más pobres y para perpetuar la injusticia de que los dos tercios de la humanidad las pase canutas para que el otro tercio, que incluye al 1% de privilegiados neo-aristócratas y a sus machacas neo-liberales viva en un anticipo del paraíso, que no otra cosa es la mierda de sociedad en la que nos ha tocado vivir.

Según la RAE, la economía es, o debería ser, la administración eficaz y razonable de los bienes... bienes que producimos entre todos y que a todos debería beneficiar... no solo a ese tercio de la humanidad que, en mi opinión, tienen de humanos lo que mis cojones de claveles.

Si jugamos con esas cuatro palabras y la coma, nos acercaríamos más a la realidad de lo que, a día de hoy, significa el sustantivo si lo vamos cambiando en función a lo que está ocurriendo ante nuestras propias narices.

''¡Es el capital, imbécil!... serviría para explicar el auge de la extrema derecha pro-sionista, ---¡manda huevos que procedan del antisemitismo nazi y hayan caído en la defensa a ultranza de los genocidas sionistas de Israel!---, que está invadiendo el mundo.

''¡Es el capital imbécil!... oxímoron ande los haya, pues el capital podrá ser criminal, genocida, injusto y de tó lo malo que podamos imaginar, excepto imbécil, pues ha conseguido que seamos los excluídos y los puteados quienes apoyemos su causa.

En fin que; ''cosas veredes, Sancho hijo mío, que harán gritar a las piedras y callar a los sabios''. :)

Charo Roca
Usuario
Usuario
Mensajes: 4908
Registrado: 21 Abr 2017, 13:40
Ubicación: Málaga Oeste
Edad: 76
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por Charo Roca » 10 Dic 2018, 05:42

EL ESPEJO ARGENTINO O LAS COSAS DEL CILICIADO DON FLORENTINO

Bicheando por la internete me he encontrao algo que ya me estaba yo jamando... que había gato encerrado o minino enclaustrado en la decisión de que la final de la Libertadores se jugase en el Cuernabéu... las cenizas de los libertadores se habrán sonrojado de la vergüenza y a las del Rey Borbón-Felón Fernando VII se les habrán alegrado las pajarillas del gustirrinín al ver a sus supuestos enemigos* dirimir sus diferencia en la metrópolis madrileñí, cuna y tumba de todo Borbón que se precie así como foco emisor de toda posible y (¡¡¡faltaría más!!!) presunta corrupción.

En lo único que yerra el autor, ---se ve que es poco furbolero---, es en resultado del partido de ida, acertando de pleno en tó lo demás aunque quedándose corto en casi todo, pues pasa de largo por el solar de ''la obra'' sin percatarse de la posibilidad de que Macri comparta cilicio con Florentino... ''ad maiorem Dei gloriam'', por supuesto.

Absténganse equidistaníes, escrupulosos e ''ytumasistas'', pues la mierda es mucha... así como robamandrilistas camuflaos, que alguno habrá. :)

https://blogs.publico.es/dominiopublico ... -offshore/

* Peleas entre señoritos que querían ser califas en lugar del califa y que dieron al traste, ---con la inestimable ayuda de los yanquis usanianos que ya empezaban a joder por entonces---, con la idea bolivariana de una Gran Colombia al sur del Río Grande que se opusiese a los Astados Uncidos de Norteamérica.

Avatar de Usuario
Roronoa Zoro
Usuario
Usuario
Mensajes: 6647
Registrado: 17 Oct 2010, 23:04
Ubicación: Madrid
Edad: 36
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por Roronoa Zoro » 11 Dic 2018, 07:20

NERVION-104 escribió:
08 Dic 2018, 11:55
¿QUIÉN NO TIENE UN VECINO ASÍ?

Mi vecino dice que él no es fascista ni nunca lo ha sido, pero que no le gustan ni los negros, ni los moros, ni los sudacas, ni los gitanos, ni los chinos, ni los rumanos, ni los inmigrantes de ningún tipo, ni los maricones de toda clase, ni los gays, ni las lesbianas, ni los rojos, ni los comunistas, ni los anarquistas, ni los catalanes, ni los vascos, ni las feministas, ni los republicanos, ni los ateos, ni los laicos, ni los pobres en general, tampoco los partidos políticos ni los sindicatos.
Mi vecino dice que eso de la Memoria Histórica es una tontería y una pérdida de tiempo, qué para qué vamos a hablar otra vez de la guerra de los abuelos, aunque él aún ignore dónde está enterrado el suyo. Pero lo que hay que hacer, dice mi vecino, es cerrar la verja de Gibraltar y levantar un muro en Ceuta y Melilla y poner minas antipateras en el Estrecho.
Mi vecino lleva dos años parado porque la cosa está muy mal por los inmigrantes y los catalanes, y está cobrando la ayuda social, pero ha puesto la banderita en el balcón porque se siente español y mucho español, aunque él no sea nacionalista.
Mi vecino opina, con muy buen criterio, que todos los políticos son iguales, que todos van a forrarse, como iguales le parecen todos los libros, ya que nunca ha leído ninguno, ni lo hará, porque sólo dicen tonterías y el papel es muy dócil y se deja poner cualquier cosa. Por eso él sólo lee el Marca, para estar bien informado y tener criterio.
Mi vecino dice que ha votado a Vox porque quiere que esto cambie de una vez. Pero quizás mi vecino ignore que si esto cambia en el sentido que él quiere y se cumplen sus deseos, es muy posible que la patria quede muy limpia, pero también muy sola y desamparada. Y quizás es posible que ya tampoco le dejen votar nunca más, porque se habrá conseguido, por fin, el anhelado deseo de España Una, Grande y Libre.
Hay que optar por lo nuevo, dice mi vecino, justificando su voto, aunque esta novedad sea tan rancia como retrógrada. Luego se despide a toda prisa porque no quiere perderse el partido de fútbol que dan por la tele y quiere enterarse, además, de a quién nominan en Gran Hermano.
Por cierto, antes de irse, mi vecino me anuncia que a lo mejor encabeza la candidatura de Vox en las próximas muncipales.
Deus volent.

José-Reyes Fernández
Menuda cantidad de gilipolleces juntas en unos pocos parrafos

El colofón es lo de enlazar al votante de VOX, con el insulto velado de cateto y analfabeto, con ver Gran Hermano. Cuando precisamente todos los candidatos de VOX en Andalucía, por ejemplo, son gente formada con empleos de clase media-alta, igualito que los de Podemos, que muchos aun no saben ni lo que es trabajar en la calle o en empresas, y todo su curriculum se limita a ser "grandes lideres" de movimientos universitarios, y cuando la mayor parte de audiencia de programas como Gran Hermano o Mujeres y Hombres, Biceps y Berzas, esta ya mas que demostrado que viene de gente joven, que tienen clara vocación de voto izquierdista siempre

Charo Roca
Usuario
Usuario
Mensajes: 4908
Registrado: 21 Abr 2017, 13:40
Ubicación: Málaga Oeste
Edad: 76
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por Charo Roca » 11 Dic 2018, 11:21

¡¡¡ANDA QUE NO NI NÁ!!!

A veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos
Por Benjamín Prado en Infolibre

“El negocio inmobiliario consiste en que dentro de las casas de los pobres llueva más que fuera”.

Los cantos de las sirenas enloquecen a los marineros, y los del FMI también: cada vez que esa gente abre la boca, sube el pan, así que no bajemos la guardia; si vienen a salvarnos, mejor ponerse cuerpo a tierra. La última advertencia a España de esa institución, de la que lo inaudito no es que sus tres últimos jefes hayan sido Strauss-Kahn, Rodrigo Rato y Christine Lagarde, sino que sólo uno de ellos esté en la cárcel, exige al Gobierno que no se duerma en los laureles y no le quite ojo a la evolución de los precios en el mercado inmobiliario, porque ya sabemos que las burbujas del ladrillo no las inventó Einstein, pero también son bombas atómicas que cuando estallan se lo llevan todo por delante, incluidos el presente y una parte del futuro. Las salidas de las crisis siempre son cuesta arriba, y todo el que la quiera subir y dejar atrás el abismo debe hacerlo con un pedazo de entidad financiera a las espaldas. Este mundo es así, a veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos.

El mismo FMI que no vio venir la última explosión –tal vez estaban ocupados en contar su dinero– ahora dice haber detectado en nuestro país "señales de una ligera sobrevaloración" en la venta de casas, unos movimientos que aún no son peligrosos, pero sí alarmantes. Hay que estar atentos, dicen, y tener preparados sistemas de prevención que eviten que la sangre llegue al río, lo que suena a que no confían mucho en las medidas preventivas que preparan el Ministerio de Economía y el Banco de España, al que se ha culpado por tierra, mar y aire de su ineficacia a la hora de prever, intuir y luego atajar el último naufragio. En realidad, sí que se dieron cuenta de lo que se avecinaba, porque mientras a nosotros aún nos animaban a tirarnos a la piscina, ellos ya tenían puestos los chalecos salvavidas.

Pero, claro, lo que le preocupa al FMI es que los bancos vuelvan a dar créditos al primero que se los pida, no que aquí y ahora las familias no puedan comprarse una vivienda digna y con ello estar en disposición de ejercer otro de esos derechos fundamentales que recoge nuestra Constitución, aunque sea uno de los artículos de los que sus abanderados, guardaespaldas y pregoneros no se acuerdan nunca, o les hacen sonreír cuando otros los citan, porque en el fondo creen que esa parte de la mal llamada Carta Magna es pura retórica y que hace falta ser inocentes para tomársela en serio. Son así, y cuando pintan bastos, son peor todavía.

El FMI se pregunta en su informe, titulado La evolución del mercado de la vivienda, ¿un motivo ya para la preocupación?, si los sueldos que cobramos de media, la situación económica, la evolución de la Bolsa y nuestro actual nivel de crecimiento y deuda justifican el alza de los precios en el sector, y sus especialistas no parecen muy convencidos de que así sea. Y dejan caer una reflexión clásica que tiene como fin el habitual, lograr que el peso del error, si llega a producirse, lo soporten los ciudadanos de a pie: si el valor de los inmuebles se multiplica, la gente se cree más rica y deja de ahorrar. O sea, eso de que lo que nos ocurrió fue culpa nuestra, por vivir por encima de nuestras posibilidades. Ya lo saben, nada de atar los perros con longaniza y cuidado con darse un capricho o aspirar a más de lo que está especificado en su clase social, no sea que los pobres vuelvan a liarla y los poderosos tengan que tomar las medidas habituales, que consisten en aplicar la ley del embudo y que las hormigas lleven a hombros a los elefantes.

El Gobierno quiere darle más poder al Banco de España en este terreno, a ver si esta vez, al ser más fuerte, se enterase de algo y encontrase las herramientas que hacen falta para detener la ola. Con sus nuevas atribuciones el regulador podrá estudiar si una hipoteca debe o no concederse, a la luz de la solvencia del aspirante a lograrla. Pero la pregunta es la de siempre, y me temo que la respuesta, tan obvia como siempre: ¿qué intereses son los que va a defender, los del cliente o los de la entidad? Igual, para empezar, estaría bien que los miles de edificios enteros y apartamentos sueltos que tienen en sus célebres activos tóxicos esas mismas entidades, se saldasen. Al fin y al cabo, en la mayoría de los casos, ya los han cobrado de sobra: alguien les pidió cien, pongamos por ejemplo, y cuando les había devuelto ochenta no pudo más, así que el banco les quitó su hogar, se quedó con lo ya abonado, lo desahució y quien se fue a la calle siguió debiendo los veinte que quedaban. Todo para unos, nada para el resto. Cuando esa fórmula de hierro que lo maneja todo desde las alturas cambie, será cuando las cosas hayan mejorado. Mientras, no hay nada que hacer. Y esta historia es la de siempre: el cuento acabará mal, porque quien lo cuenta es el lobo. A veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos.

Avatar de Usuario
Sr. Rabajda
Usuario
Usuario
Mensajes: 1283
Registrado: 18 Jul 2017, 10:51
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por Sr. Rabajda » 11 Dic 2018, 11:37

Charo Roca escribió:
11 Dic 2018, 11:21
¡¡¡ANDA QUE NO NI NÁ!!!

A veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos
Por Benjamín Prado en Infolibre

“El negocio inmobiliario consiste en que dentro de las casas de los pobres llueva más que fuera”.

Los cantos de las sirenas enloquecen a los marineros, y los del FMI también: cada vez que esa gente abre la boca, sube el pan, así que no bajemos la guardia; si vienen a salvarnos, mejor ponerse cuerpo a tierra. La última advertencia a España de esa institución, de la que lo inaudito no es que sus tres últimos jefes hayan sido Strauss-Kahn, Rodrigo Rato y Christine Lagarde, sino que sólo uno de ellos esté en la cárcel, exige al Gobierno que no se duerma en los laureles y no le quite ojo a la evolución de los precios en el mercado inmobiliario, porque ya sabemos que las burbujas del ladrillo no las inventó Einstein, pero también son bombas atómicas que cuando estallan se lo llevan todo por delante, incluidos el presente y una parte del futuro. Las salidas de las crisis siempre son cuesta arriba, y todo el que la quiera subir y dejar atrás el abismo debe hacerlo con un pedazo de entidad financiera a las espaldas. Este mundo es así, a veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos.

El mismo FMI que no vio venir la última explosión –tal vez estaban ocupados en contar su dinero– ahora dice haber detectado en nuestro país "señales de una ligera sobrevaloración" en la venta de casas, unos movimientos que aún no son peligrosos, pero sí alarmantes. Hay que estar atentos, dicen, y tener preparados sistemas de prevención que eviten que la sangre llegue al río, lo que suena a que no confían mucho en las medidas preventivas que preparan el Ministerio de Economía y el Banco de España, al que se ha culpado por tierra, mar y aire de su ineficacia a la hora de prever, intuir y luego atajar el último naufragio. En realidad, sí que se dieron cuenta de lo que se avecinaba, porque mientras a nosotros aún nos animaban a tirarnos a la piscina, ellos ya tenían puestos los chalecos salvavidas.

Pero, claro, lo que le preocupa al FMI es que los bancos vuelvan a dar créditos al primero que se los pida, no que aquí y ahora las familias no puedan comprarse una vivienda digna y con ello estar en disposición de ejercer otro de esos derechos fundamentales que recoge nuestra Constitución, aunque sea uno de los artículos de los que sus abanderados, guardaespaldas y pregoneros no se acuerdan nunca, o les hacen sonreír cuando otros los citan, porque en el fondo creen que esa parte de la mal llamada Carta Magna es pura retórica y que hace falta ser inocentes para tomársela en serio. Son así, y cuando pintan bastos, son peor todavía.

El FMI se pregunta en su informe, titulado La evolución del mercado de la vivienda, ¿un motivo ya para la preocupación?, si los sueldos que cobramos de media, la situación económica, la evolución de la Bolsa y nuestro actual nivel de crecimiento y deuda justifican el alza de los precios en el sector, y sus especialistas no parecen muy convencidos de que así sea. Y dejan caer una reflexión clásica que tiene como fin el habitual, lograr que el peso del error, si llega a producirse, lo soporten los ciudadanos de a pie: si el valor de los inmuebles se multiplica, la gente se cree más rica y deja de ahorrar. O sea, eso de que lo que nos ocurrió fue culpa nuestra, por vivir por encima de nuestras posibilidades. Ya lo saben, nada de atar los perros con longaniza y cuidado con darse un capricho o aspirar a más de lo que está especificado en su clase social, no sea que los pobres vuelvan a liarla y los poderosos tengan que tomar las medidas habituales, que consisten en aplicar la ley del embudo y que las hormigas lleven a hombros a los elefantes.

El Gobierno quiere darle más poder al Banco de España en este terreno, a ver si esta vez, al ser más fuerte, se enterase de algo y encontrase las herramientas que hacen falta para detener la ola. Con sus nuevas atribuciones el regulador podrá estudiar si una hipoteca debe o no concederse, a la luz de la solvencia del aspirante a lograrla. Pero la pregunta es la de siempre, y me temo que la respuesta, tan obvia como siempre: ¿qué intereses son los que va a defender, los del cliente o los de la entidad? Igual, para empezar, estaría bien que los miles de edificios enteros y apartamentos sueltos que tienen en sus célebres activos tóxicos esas mismas entidades, se saldasen. Al fin y al cabo, en la mayoría de los casos, ya los han cobrado de sobra: alguien les pidió cien, pongamos por ejemplo, y cuando les había devuelto ochenta no pudo más, así que el banco les quitó su hogar, se quedó con lo ya abonado, lodesahució y quien se fue a la calle siguió debiendo los veinte que quedaban. Todo para unos, nada para el resto. Cuando esa fórmula de hierro que lo maneja todo desde las alturas cambie, será cuando las cosas hayan mejorado. Mientras, no hay nada que hacer. Y esta historia es la de siempre: el cuento acabará mal, porque quien lo cuenta es el lobo. A veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos.
Guau, una crítica a una medida economica sin un solo argumento económico de cuál es el problema de la advertencia, impresionante.

El sinsentido de criticar, desde la izquierda, que el FMI diga que con las condiciones de mierda en las que nos tienen, el precio que nos piden por una casa es totalmente desproporcionado, y que nos están haciendo meternos en hipotecas infladas cuando no debería ser así. Y yo, iluso, que creía que la “clase obrera”, lo que quería era poder acceder a una vivienda y pagar un precio lógico y no abusivo por ella, y resulta que lo que está feo es no dejar que se dediquen a la compraventa especulativa de bienes inmobiliarios. Joder con la clase obrera, cómo maneja la pasta, y yo que creía que eso era de promotores capitalistas...

Morx
Usuario
Usuario
Mensajes: 433
Registrado: 22 Feb 2018, 19:51

Re: Polí­tica

Mensaje por Morx » 11 Dic 2018, 13:26

Sr. Rabajda escribió:
11 Dic 2018, 11:37
Charo Roca escribió:
11 Dic 2018, 11:21
¡¡¡ANDA QUE NO NI NÁ!!!

A veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos
Por Benjamín Prado en Infolibre

“El negocio inmobiliario consiste en que dentro de las casas de los pobres llueva más que fuera”.

Los cantos de las sirenas enloquecen a los marineros, y los del FMI también: cada vez que esa gente abre la boca, sube el pan, así que no bajemos la guardia; si vienen a salvarnos, mejor ponerse cuerpo a tierra. La última advertencia a España de esa institución, de la que lo inaudito no es que sus tres últimos jefes hayan sido Strauss-Kahn, Rodrigo Rato y Christine Lagarde, sino que sólo uno de ellos esté en la cárcel, exige al Gobierno que no se duerma en los laureles y no le quite ojo a la evolución de los precios en el mercado inmobiliario, porque ya sabemos que las burbujas del ladrillo no las inventó Einstein, pero también son bombas atómicas que cuando estallan se lo llevan todo por delante, incluidos el presente y una parte del futuro. Las salidas de las crisis siempre son cuesta arriba, y todo el que la quiera subir y dejar atrás el abismo debe hacerlo con un pedazo de entidad financiera a las espaldas. Este mundo es así, a veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos.

El mismo FMI que no vio venir la última explosión –tal vez estaban ocupados en contar su dinero– ahora dice haber detectado en nuestro país "señales de una ligera sobrevaloración" en la venta de casas, unos movimientos que aún no son peligrosos, pero sí alarmantes. Hay que estar atentos, dicen, y tener preparados sistemas de prevención que eviten que la sangre llegue al río, lo que suena a que no confían mucho en las medidas preventivas que preparan el Ministerio de Economía y el Banco de España, al que se ha culpado por tierra, mar y aire de su ineficacia a la hora de prever, intuir y luego atajar el último naufragio. En realidad, sí que se dieron cuenta de lo que se avecinaba, porque mientras a nosotros aún nos animaban a tirarnos a la piscina, ellos ya tenían puestos los chalecos salvavidas.

Pero, claro, lo que le preocupa al FMI es que los bancos vuelvan a dar créditos al primero que se los pida, no que aquí y ahora las familias no puedan comprarse una vivienda digna y con ello estar en disposición de ejercer otro de esos derechos fundamentales que recoge nuestra Constitución, aunque sea uno de los artículos de los que sus abanderados, guardaespaldas y pregoneros no se acuerdan nunca, o les hacen sonreír cuando otros los citan, porque en el fondo creen que esa parte de la mal llamada Carta Magna es pura retórica y que hace falta ser inocentes para tomársela en serio. Son así, y cuando pintan bastos, son peor todavía.

El FMI se pregunta en su informe, titulado La evolución del mercado de la vivienda, ¿un motivo ya para la preocupación?, si los sueldos que cobramos de media, la situación económica, la evolución de la Bolsa y nuestro actual nivel de crecimiento y deuda justifican el alza de los precios en el sector, y sus especialistas no parecen muy convencidos de que así sea. Y dejan caer una reflexión clásica que tiene como fin el habitual, lograr que el peso del error, si llega a producirse, lo soporten los ciudadanos de a pie: si el valor de los inmuebles se multiplica, la gente se cree más rica y deja de ahorrar. O sea, eso de que lo que nos ocurrió fue culpa nuestra, por vivir por encima de nuestras posibilidades. Ya lo saben, nada de atar los perros con longaniza y cuidado con darse un capricho o aspirar a más de lo que está especificado en su clase social, no sea que los pobres vuelvan a liarla y los poderosos tengan que tomar las medidas habituales, que consisten en aplicar la ley del embudo y que las hormigas lleven a hombros a los elefantes.

El Gobierno quiere darle más poder al Banco de España en este terreno, a ver si esta vez, al ser más fuerte, se enterase de algo y encontrase las herramientas que hacen falta para detener la ola. Con sus nuevas atribuciones el regulador podrá estudiar si una hipoteca debe o no concederse, a la luz de la solvencia del aspirante a lograrla. Pero la pregunta es la de siempre, y me temo que la respuesta, tan obvia como siempre: ¿qué intereses son los que va a defender, los del cliente o los de la entidad? Igual, para empezar, estaría bien que los miles de edificios enteros y apartamentos sueltos que tienen en sus célebres activos tóxicos esas mismas entidades, se saldasen. Al fin y al cabo, en la mayoría de los casos, ya los han cobrado de sobra: alguien les pidió cien, pongamos por ejemplo, y cuando les había devuelto ochenta no pudo más, así que el banco les quitó su hogar, se quedó con lo ya abonado, lodesahució y quien se fue a la calle siguió debiendo los veinte que quedaban. Todo para unos, nada para el resto. Cuando esa fórmula de hierro que lo maneja todo desde las alturas cambie, será cuando las cosas hayan mejorado. Mientras, no hay nada que hacer. Y esta historia es la de siempre: el cuento acabará mal, porque quien lo cuenta es el lobo. A veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos.
Guau, una crítica a una medida economica sin un solo argumento económico de cuál es el problema de la advertencia, impresionante.

El sinsentido de criticar, desde la izquierda, que el FMI diga que con las condiciones de mierda en las que nos tienen, el precio que nos piden por una casa es totalmente desproporcionado, y que nos están haciendo meternos en hipotecas infladas cuando no debería ser así. Y yo, iluso, que creía que la “clase obrera”, lo que quería era poder acceder a una vivienda y pagar un precio lógico y no abusivo por ella, y resulta que lo que está feo es no dejar que se dediquen a la compraventa especulativa de bienes inmobiliarios. Joder con la clase obrera, cómo maneja la pasta, y yo que creía que eso era de promotores capitalistas...
En lo que resalto creo que te equivocas, pues en el texto dice:

"El FMI se pregunta en su informe, titulado La evolución del mercado de la vivienda, ¿un motivo ya para la preocupación?, si los sueldos que cobramos de media, la situación económica, la evolución de la Bolsa y nuestro actual nivel de crecimiento y deuda justifican el alza de los precios en el sector, y sus especialistas no parecen muy convencidos de que así sea. Y dejan caer una reflexión clásica que tiene como fin el habitual, lograr que el peso del error, si llega a producirse, lo soporten los ciudadanos de a pie: si el valor de los inmuebles se multiplica, la gente se cree más rica y deja de ahorrar. O sea, eso de que lo que nos ocurrió fue culpa nuestra, por vivir por encima de nuestras posibilidades."

Ahí tienes un argumento económico de cual es el problema de la advertencia.

No entiendo muy bien tu segundo párrafo, pues en el artículo no dice en ningún momento que lo que hay que hacer dejar que la gente especule con la vivienda, se refiere al hecho de hacer la valer la constitución (vivienda digna), es más, cuando en el artículo dice " Igual, para empezar, estaría bien que los miles de edificios enteros y apartamentos sueltos que tienen en sus célebres activos tóxicos esas mismas entidades, se saldasen. Al fin y al cabo, en la mayoría de los casos, ya los han cobrado de sobra: alguien les pidió cien, pongamos por ejemplo, y cuando les había devuelto ochenta no pudo más, así que el banco les quitó su hogar, se quedó con lo ya abonado, lodesahució y quien se fue a la calle siguió debiendo los veinte que quedaban. Todo para unos, nada para el resto." se refiere precisamente a la idea contraria, que los que especulan son los bancos, "unos" son los bancos y "el resto" son los ciudadanos.

Morx
Usuario
Usuario
Mensajes: 433
Registrado: 22 Feb 2018, 19:51

Re: Polí­tica

Mensaje por Morx » 11 Dic 2018, 13:37

Roronoa Zoro escribió:
11 Dic 2018, 07:20
NERVION-104 escribió:
08 Dic 2018, 11:55
¿QUIÉN NO TIENE UN VECINO ASÍ?

Mi vecino dice que él no es fascista ni nunca lo ha sido, pero que no le gustan ni los negros, ni los moros, ni los sudacas, ni los gitanos, ni los chinos, ni los rumanos, ni los inmigrantes de ningún tipo, ni los maricones de toda clase, ni los gays, ni las lesbianas, ni los rojos, ni los comunistas, ni los anarquistas, ni los catalanes, ni los vascos, ni las feministas, ni los republicanos, ni los ateos, ni los laicos, ni los pobres en general, tampoco los partidos políticos ni los sindicatos.
Mi vecino dice que eso de la Memoria Histórica es una tontería y una pérdida de tiempo, qué para qué vamos a hablar otra vez de la guerra de los abuelos, aunque él aún ignore dónde está enterrado el suyo. Pero lo que hay que hacer, dice mi vecino, es cerrar la verja de Gibraltar y levantar un muro en Ceuta y Melilla y poner minas antipateras en el Estrecho.
Mi vecino lleva dos años parado porque la cosa está muy mal por los inmigrantes y los catalanes, y está cobrando la ayuda social, pero ha puesto la banderita en el balcón porque se siente español y mucho español, aunque él no sea nacionalista.
Mi vecino opina, con muy buen criterio, que todos los políticos son iguales, que todos van a forrarse, como iguales le parecen todos los libros, ya que nunca ha leído ninguno, ni lo hará, porque sólo dicen tonterías y el papel es muy dócil y se deja poner cualquier cosa. Por eso él sólo lee el Marca, para estar bien informado y tener criterio.
Mi vecino dice que ha votado a Vox porque quiere que esto cambie de una vez. Pero quizás mi vecino ignore que si esto cambia en el sentido que él quiere y se cumplen sus deseos, es muy posible que la patria quede muy limpia, pero también muy sola y desamparada. Y quizás es posible que ya tampoco le dejen votar nunca más, porque se habrá conseguido, por fin, el anhelado deseo de España Una, Grande y Libre.
Hay que optar por lo nuevo, dice mi vecino, justificando su voto, aunque esta novedad sea tan rancia como retrógrada. Luego se despide a toda prisa porque no quiere perderse el partido de fútbol que dan por la tele y quiere enterarse, además, de a quién nominan en Gran Hermano.
Por cierto, antes de irse, mi vecino me anuncia que a lo mejor encabeza la candidatura de Vox en las próximas muncipales.
Deus volent.

José-Reyes Fernández
Menuda cantidad de gilipolleces juntas en unos pocos parrafos

El colofón es lo de enlazar al votante de VOX, con el insulto velado de cateto y analfabeto, con ver Gran Hermano. Cuando precisamente todos los candidatos de VOX en Andalucía, por ejemplo, son gente formada con empleos de clase media-alta, igualito que los de Podemos, que muchos aun no saben ni lo que es trabajar en la calle o en empresas, y todo su curriculum se limita a ser "grandes lideres" de movimientos universitarios, y cuando la mayor parte de audiencia de programas como Gran Hermano o Mujeres y Hombres, Biceps y Berzas, esta ya mas que demostrado que viene de gente joven, que tienen clara vocación de voto izquierdista siempre
Tampoco creas que hay tantas, algunas de hecho las hemos visto plasmadas en este nuestro floro. Tienes que entender, que cuando hay autores que dicen que "la historia me da igual" o hablan de "el milagro económico de Franco" (un simple vistazo a la wikipedia a un articulo con referencias a Ramón Tamames entre otros bastaría para su sonrojo, en caso de tener vergüenza, claro) lo normal es que uno piense que lo que le gusta a éstos es lo de las berzas y el gran fulano, por que ellos mismos llevan a gala que la historia y la economía, entre otras cosas, pues no. Que es un insulto velado?, bueno, tampoco dice que las berzas y el fulano sean malos per se, eres tu quien lo califica como algo malo. En mi opinión tampoco tiene por que, pero allá cada cual con sus ideas.

Avatar de Usuario
Sr. Rabajda
Usuario
Usuario
Mensajes: 1283
Registrado: 18 Jul 2017, 10:51
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por Sr. Rabajda » 11 Dic 2018, 15:24

Morx escribió:
11 Dic 2018, 13:26
Sr. Rabajda escribió:
11 Dic 2018, 11:37
Charo Roca escribió:
11 Dic 2018, 11:21
¡¡¡ANDA QUE NO NI NÁ!!!

A veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos
Por Benjamín Prado en Infolibre

“El negocio inmobiliario consiste en que dentro de las casas de los pobres llueva más que fuera”.

Los cantos de las sirenas enloquecen a los marineros, y los del FMI también: cada vez que esa gente abre la boca, sube el pan, así que no bajemos la guardia; si vienen a salvarnos, mejor ponerse cuerpo a tierra. La última advertencia a España de esa institución, de la que lo inaudito no es que sus tres últimos jefes hayan sido Strauss-Kahn, Rodrigo Rato y Christine Lagarde, sino que sólo uno de ellos esté en la cárcel, exige al Gobierno que no se duerma en los laureles y no le quite ojo a la evolución de los precios en el mercado inmobiliario, porque ya sabemos que las burbujas del ladrillo no las inventó Einstein, pero también son bombas atómicas que cuando estallan se lo llevan todo por delante, incluidos el presente y una parte del futuro. Las salidas de las crisis siempre son cuesta arriba, y todo el que la quiera subir y dejar atrás el abismo debe hacerlo con un pedazo de entidad financiera a las espaldas. Este mundo es así, a veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos.

El mismo FMI que no vio venir la última explosión –tal vez estaban ocupados en contar su dinero– ahora dice haber detectado en nuestro país "señales de una ligera sobrevaloración" en la venta de casas, unos movimientos que aún no son peligrosos, pero sí alarmantes. Hay que estar atentos, dicen, y tener preparados sistemas de prevención que eviten que la sangre llegue al río, lo que suena a que no confían mucho en las medidas preventivas que preparan el Ministerio de Economía y el Banco de España, al que se ha culpado por tierra, mar y aire de su ineficacia a la hora de prever, intuir y luego atajar el último naufragio. En realidad, sí que se dieron cuenta de lo que se avecinaba, porque mientras a nosotros aún nos animaban a tirarnos a la piscina, ellos ya tenían puestos los chalecos salvavidas.

Pero, claro, lo que le preocupa al FMI es que los bancos vuelvan a dar créditos al primero que se los pida, no que aquí y ahora las familias no puedan comprarse una vivienda digna y con ello estar en disposición de ejercer otro de esos derechos fundamentales que recoge nuestra Constitución, aunque sea uno de los artículos de los que sus abanderados, guardaespaldas y pregoneros no se acuerdan nunca, o les hacen sonreír cuando otros los citan, porque en el fondo creen que esa parte de la mal llamada Carta Magna es pura retórica y que hace falta ser inocentes para tomársela en serio. Son así, y cuando pintan bastos, son peor todavía.

El FMI se pregunta en su informe, titulado La evolución del mercado de la vivienda, ¿un motivo ya para la preocupación?, si los sueldos que cobramos de media, la situación económica, la evolución de la Bolsa y nuestro actual nivel de crecimiento y deuda justifican el alza de los precios en el sector, y sus especialistas no parecen muy convencidos de que así sea. Y dejan caer una reflexión clásica que tiene como fin el habitual, lograr que el peso del error, si llega a producirse, lo soporten los ciudadanos de a pie: si el valor de los inmuebles se multiplica, la gente se cree más rica y deja de ahorrar. O sea, eso de que lo que nos ocurrió fue culpa nuestra, por vivir por encima de nuestras posibilidades. Ya lo saben, nada de atar los perros con longaniza y cuidado con darse un capricho o aspirar a más de lo que está especificado en su clase social, no sea que los pobres vuelvan a liarla y los poderosos tengan que tomar las medidas habituales, que consisten en aplicar la ley del embudo y que las hormigas lleven a hombros a los elefantes.

El Gobierno quiere darle más poder al Banco de España en este terreno, a ver si esta vez, al ser más fuerte, se enterase de algo y encontrase las herramientas que hacen falta para detener la ola. Con sus nuevas atribuciones el regulador podrá estudiar si una hipoteca debe o no concederse, a la luz de la solvencia del aspirante a lograrla. Pero la pregunta es la de siempre, y me temo que la respuesta, tan obvia como siempre: ¿qué intereses son los que va a defender, los del cliente o los de la entidad? Igual, para empezar, estaría bien que los miles de edificios enteros y apartamentos sueltos que tienen en sus célebres activos tóxicos esas mismas entidades, se saldasen. Al fin y al cabo, en la mayoría de los casos, ya los han cobrado de sobra: alguien les pidió cien, pongamos por ejemplo, y cuando les había devuelto ochenta no pudo más, así que el banco les quitó su hogar, se quedó con lo ya abonado, lodesahució y quien se fue a la calle siguió debiendo los veinte que quedaban. Todo para unos, nada para el resto. Cuando esa fórmula de hierro que lo maneja todo desde las alturas cambie, será cuando las cosas hayan mejorado. Mientras, no hay nada que hacer. Y esta historia es la de siempre: el cuento acabará mal, porque quien lo cuenta es el lobo. A veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos.
Guau, una crítica a una medida economica sin un solo argumento económico de cuál es el problema de la advertencia, impresionante.

El sinsentido de criticar, desde la izquierda, que el FMI diga que con las condiciones de mierda en las que nos tienen, el precio que nos piden por una casa es totalmente desproporcionado, y que nos están haciendo meternos en hipotecas infladas cuando no debería ser así. Y yo, iluso, que creía que la “clase obrera”, lo que quería era poder acceder a una vivienda y pagar un precio lógico y no abusivo por ella, y resulta que lo que está feo es no dejar que se dediquen a la compraventa especulativa de bienes inmobiliarios. Joder con la clase obrera, cómo maneja la pasta, y yo que creía que eso era de promotores capitalistas...
En lo que resalto creo que te equivocas, pues en el texto dice:

"El FMI se pregunta en su informe, titulado La evolución del mercado de la vivienda, ¿un motivo ya para la preocupación?, si los sueldos que cobramos de media, la situación económica, la evolución de la Bolsa y nuestro actual nivel de crecimiento y deuda justifican el alza de los precios en el sector, y sus especialistas no parecen muy convencidos de que así sea. Y dejan caer una reflexión clásica que tiene como fin el habitual, lograr que el peso del error, si llega a producirse, lo soporten los ciudadanos de a pie: si el valor de los inmuebles se multiplica, la gente se cree más rica y deja de ahorrar. O sea, eso de que lo que nos ocurrió fue culpa nuestra, por vivir por encima de nuestras posibilidades."

Ahí tienes un argumento económico de cual es el problema de la advertencia.

No entiendo muy bien tu segundo párrafo, pues en el artículo no dice en ningún momento que lo que hay que hacer dejar que la gente especule con la vivienda, se refiere al hecho de hacer la valer la constitución (vivienda digna), es más, cuando en el artículo dice " Igual, para empezar, estaría bien que los miles de edificios enteros y apartamentos sueltos que tienen en sus célebres activos tóxicos esas mismas entidades, se saldasen. Al fin y al cabo, en la mayoría de los casos, ya los han cobrado de sobra: alguien les pidió cien, pongamos por ejemplo, y cuando les había devuelto ochenta no pudo más, así que el banco les quitó su hogar, se quedó con lo ya abonado, lodesahució y quien se fue a la calle siguió debiendo los veinte que quedaban. Todo para unos, nada para el resto." se refiere precisamente a la idea contraria, que los que especulan son los bancos, "unos" son los bancos y "el resto" son los ciudadanos.
Claro, lo que dice el FMI es que no cree que estemos pagando más por la vivienda porque cobremos más o estemos mejor, sino porque sospecha que los precios vuelven a inflarse por la especulación inmobiliaria. Es justo lo contrario a echar la culpa al ciudadano común, lo que denuncia es que nos están volviendo a obligar a ponernos un cepo en forma de hipoteca por encima de nuestras posibilidades para poder acceder a una vivienda, que al fin y al cabo es una necesidad primaria. Es decir, no considera que paguemos más porque haya más demanda, sino porque algo ajeno a la lógica del mercado base, que es la especulación inmobiliaria, está tirando del precio hacia arriba.

Asumo que el ciudadano medio no se dedica a la compraventa inmobiliaria, por lo que la advertencia esta muy alejada de ser un tiron de orejas a los de siempre. Es que ya es quejarnos siempre coñe. Está España llena de promociones urbanísticas fantasma y promotores morosos (pocos, muy pocos en la carcel; muchos, demasiados, flotando entre la clase política pese a arruinar a miles), y nos advierten de que está volviendo a pasar y lo criticamos. Oigo últimamente en radio y televisión anuncios de constructoras que se declararon en concurso para no pagar a todas las miles de personas que dejaron con la casa a medio construir y sin los recursos de toda su vida, y oye, a nadie le importa. Los malos son los bancos, los promotores que se hicieron de oro y después pusieron pies en polvorosa, no. Pues menos mal que los malos de los bancos han sido condenados en todos estos casos para pagar en lugar de ellos a los perjudicados, en virtud de una interpretación jurisprudencial claramente alejada del régimen legal entonces aplicable pero que los “corruptos y comprados” jueces construyeron en su contra para proteger al ciudadano.

En definitiva, que el artículo critica que el FMI nos advierta de que están volviendo a subir los precios porque eso perjudicaría al ciudadano, y es justo al revés: lo que te perjudica es verte obligado a pagar por algo más de lo que realmente debería valer, pone el foco en los promotores, y advierte a los bancos sobre la financiación de este tipo de operaciones.

Charo Roca
Usuario
Usuario
Mensajes: 4908
Registrado: 21 Abr 2017, 13:40
Ubicación: Málaga Oeste
Edad: 76
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por Charo Roca » 11 Dic 2018, 23:31

¡Hay que ver lo que le gusta a usté enturbiar lo claro y desviar la atención del meollo de asunto, Sr. Rabadjia!... por eso sigo en mis trece de que es usté algo SJ o un equidistaní de libro.

El autor del artículo que yo he ''cortipegado'' dice muy clarito que, en su opinión, los tres últimos directores del FMI deberían estar en la cárcel... y que sólo está enchiquerao uno de ellos... precisamente el que, sin querer, se quitó la máscara y dijo aquello de ''es el mercado, amigos''.

Está claro que, según usté, la culpa de la burbuja inmobiliaria y del posterior derrumbe de la bolsa que terminó en estafa-crisis, la tuvieron las clases populares, ---las populares de pueblo no de a cueva de ladrones y corruptos que hay en Génova 13---, y ¡faltaría más! nunca de los señores que, cómodamente instalados en sus despachos, deciden cuales son los países que van a pasar hambre y cuales tienen aún materias primas que esquilmar.

Nada, hombre, nada... es un punto de vista como otro cualquiera que, según los equidistaníes, son tan respetables unos como otros... cosa que, según mi punto de vista, es algo más que discutible, pues nunca serán iguales los ladrones que sus víctimas por mucho medios de persuasión que los ladrones hayan comprao con el producto de sus latrocinios.

En fin; que qué le voy a decir que usté ya no sepa. :)

Avatar de Usuario
Sr. Rabajda
Usuario
Usuario
Mensajes: 1283
Registrado: 18 Jul 2017, 10:51
Contactar:

Re: Polí­tica

Mensaje por Sr. Rabajda » 12 Dic 2018, 00:01

Charo Roca escribió:
11 Dic 2018, 23:31
¡Hay que ver lo que le gusta a usté enturbiar lo claro y desviar la atención del meollo de asunto, Sr. Rabadjia!... por eso sigo en mis trece de que es usté algo SJ o un equidistaní de libro.

El autor del artículo que yo he ''cortipegado'' dice muy clarito que, en su opinión, los tres últimos directores del FMI deberían estar en la cárcel... y que sólo está enchiquerao uno de ellos... precisamente el que, sin querer, se quitó la máscara y dijo aquello de ''es el mercado, amigos''.

Está claro que, según usté, la culpa de la burbuja inmobiliaria y del posterior derrumbe de la bolsa que terminó en estafa-crisis, la tuvieron las clases populares, ---las populares de pueblo no de a cueva de ladrones y corruptos que hay en Génova 13---, y ¡faltaría más! nunca de los señores que, cómodamente instalados en sus despachos, deciden cuales son los países que van a pasar hambre y cuales tienen aún materias primas que esquilmar.

Nada, hombre, nada... es un punto de vista como otro cualquiera que, según los equidistaníes, son tan respetables unos como otros... cosa que, según mi punto de vista, es algo más que discutible, pues nunca serán iguales los ladrones que sus víctimas por mucho medios de persuasión que los ladrones hayan comprao con el producto de sus latrocinios.

En fin; que qué le voy a decir que usté ya no sepa. :)
Revise lo que he escrito y dígame en qué momento he dicho que las clases populares sean culpables de nada. A menos, claro está que ahora los promotores inmobiliarios sean clase popular. Es que he dicho prácticamente lo contrario, de hecho.

El FMI será lo que tenga que ser, pero en esta ocasion, que es la que ha utilizado el autor para su crítica, se ha limitado a avisarnos de que los especuladores están volviendo, si, están volviendo a subirnos los precios de la vivienda y de los pisos para volver a hacerse de oro, hasta que la burbuja se pinche, si te vi no me acuerdo, y vuelva a pagar las consecuencias, sí, vuelva a pagar las consecuencias el de siempre, que es el ciudadano de a pie.

Al parecer, sería mucho mejor que no advirtieran nada entonces y que se forren a nuestra costa. La nueva izquierda, ahora en defensa del capitalismo, cosas veredes...

El autor ha ido a disparar a lo que suele, y hoy se ha equivocado y se ha disparado al pie.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados