La final de la Europa League, en casa del hexacampeón

 en Hastalamuerte.net

Ayer miércoles 18 de mayo tuvo lugar en Sevilla la final de la Europa League 2021-2022 entre el Eintracht de Frankfurt y el Rangers Football Club. Los alemanes consiguieron alzarse con el trofeo después de ganar 5-4 en la tanda de penaltis. El partido había concluido 1-1 al final de los 90 minutos.

Si hoy ya echas de menos el fútbol y la pasión de estos partidos, juega en linea y pasa un buen rato, ¡recuerda hacerlo siempre con moderación!

La cuestión es que esta final de la Europa League se jugó en un escenario y fecha significativas.

Por una parte, otro 18 de Mayo (de 2016), consiguió el SevillaFC su quinta Europa League, de la mano del técnico vasco Unai Emery. Lo hizo después de batir en una vibrante final al Liverpool de Jurgen Klopp, el único torneo que ha perdido el alemán al mando de los de la ciudad de los Beatles. En aquella ocasión, Sturridge puso por delante a los ingleses, pero en una soberbia segunda parte, el Sevilla conseguiría darle la vuelta al resultado con un gol de Gameiro nada más reanudarse el juego, y luego con dos épicos goles de Coke, lateral derecho, pero goleador en la noche de Basilea.

Del otro lado, la UEFA asignaba esta final 21-22 al estadio sevillista. Lo hacía como premio a su impecable trayectoria en esta competición, de la que es el auténtico líder. 6 finales disputadas, y 6 finales ganadas. El rey de la competición conseguía traer a su estadio y ciudad un trofeo que conocen mejor que nadie los sevillistas. De hecho, como bien recordó el Presidente sevillista Pepe Castro, el Sánchez-Pizjuán es el único lugar del mundo donde se pueden presenciar 6 trofeos juntos de la Europa League (estos trofeos se encuentran en el antepalco del estadio, y son visitables en el Stadium Tour con el que cuenta el estadio de Nervión).

Escoceses y alemanes pudieron disfrutar de los días de previa al partido en esta soleada ciudad. Salvo algún incidente aislado con enfrentamientos entre los más radicales (lógico cuando se juntan más de 100.000 personas en una ciudad), la concordia fue la nota predominante en los días y horas previos a la final. Ruidosos y animosos, escoceses y alemanes convivieron en paz demostrando una buena sintonía entre ambas aficiones.

Esta pudo ser sin embargo la última gran cita de un estadio que ha vivido unas semifinales de un mundial, y una final de la Copa de Europa. El vetusto estadio sevillista, construido en 1958, muestra señales que advierten de la necesidad de una profunda remodelación. El club sevillista se encuentra en conversaciones con la consultora Legends para determinar cuál es la mejor opción para ello. Se valora incluso la construcción de un nuevo estadio en la misma zona en la que se ubica el actual, aunque está por ver que esto sea viable desde un punto de vista arquitectónico dado lo ajustado de la zona donde se encuentra el estadio actual.

Entradas recientes