La otra Copa del Rey

 en Historia del Sevilla FC

La otra copa del ReyCopas como los Carranza, Teresa Herrera, (ganada en su primera edición por el Sevilla FC), los Ciudad de Sevilla y otros lucen para admiración de todos.
Sin embargo hay otros galardones que llaman la atención por su historia. Trofeos que tienen ese regustillo de lo anecdótico y que llevan en sí mismos escrita la historia de nuestro club centenario. Veamos un ejemplo.

Bien avanzada la segunda decena del siglo XX el rey Alfonso XIII acudía a Sevilla con frecuencia por asuntos de ocio, deportivos y otros asuntos “menos nobles” fundamentalmente. Gustaba su majestad practicar el “tiro al pichón” muy a menudo por estos lares sureños y con el mismo tesón y puntería atendía, según cuentan las malas lenguas, específicos asuntos de faldas.

No sabemos bien si por algún tipo de agradecimiento a la tierra sevillana, dona una Copa para que los equipos hispalenses –el Balompié y el Sevilla FC- la disputen. Corría el año 1919.

Se sabe por algunos documentos que hace entrega del trofeo como depositario al Balompié, (el Real Betis era así conocido hasta bien entrado los años 30), y se piensa que se la entregó a D. Pedro Rodríguez de la Borbolla.

Uno de estos documentos de que dispone el Sevilla FC en sus archivos históricos, expone que el trofeo de plata sobredorada, con el sello real y cifras, debe jugarse a beneficio de la Cruz Roja y debe disputarse un partido cada temporada, hasta que uno de los equipos gane dos veces consecutivas, el cual será merecedor del trofeo. El primer partido será, como así se acuerda, en el Patronato bético. Firman el vicepresidente primero en aquella época, (a la postre presidente sevillista), Enrique Balbontín y el vicepresidente bético Carlos Alarcón de la Lastra, futuro presidente balompedista también.

Efectivamente, el primer partido se disputó en campo bético el 15 de Febrero de 1920, ganando el Sevilla FC por 2-3. Marcaron los goles por parte sevillista Kinké, Spencer y Cabeza y por parte bética León y Carmelo.

Durante el tiempo que tardase en disputar el siguiente partido, el trofeo pasa a las vitrinas sevillistas, bien para quedárselo definitivamente o bien para devolverlo temporalmente al otro equipo de la ciudad. Acuerdan que el siguiente partido se jugará en septiembre u octubre en el Campo Reina Victoria.

La otra copa del Rey

Pero el partido no se jugó hasta el día 14 de Noviembre de 1920, no significando esto algún problema, partido que volvió a ganar el Sevilla FC por 4-0 con goles de Escobar, Kinké, (2) y Cabeza.
Por lo tanto el Sevilla FC ganó esta “otra” y singular copa del rey.

Carlos Romero
www.lapalanganamecanica.com

Entradas recientes
Ignacio Sánchez MejíasGrada del campo de la Victoria