Los portales inmobiliarios como herramienta de subsistencia del sector durante el coronavirus

 en Hastalamuerte.net

La crisis sanitaria del Covid-19 está teniendo un importante reflejo en la situación económica. Todos los indicadores, tanto de empleo como de caída del PIB y otros macrodatos sitúan a España como uno de los países más sensibles por esta pandemia. De los países del sur de Europa, solo Portugal parece encaminarse a una situación post-coronavirus no tan peligrosa como sí ocurrirá en Italia, Grecia o la propia España.

En esta situación, todos los sectores económicos se han visto afectados y la caída de la actividad se resiente principalmente en aquellos que ya vivían una realidad nada optimista previa al Covid-19. Ese es el caso de la industria inmobiliaria, que va presentaba un estado de ralentización en el país antes de la pandemia.

La vía telemática, la única posibilidad de atención al cliente

Desde que se declarara el estado de alarma, a mediados de marzo, los registros de la propiedad atienden únicamente por correo electrónico o vía telefónica para aquellos casos en los que sea esencial realizar algún tipo de gestión.

Así, muchas operaciones inmobiliarias que ya estaban en marcha durante ese mes tuvieron que parar y las que no se habían iniciado y no eran de carácter urgente han quedado pospuestas hasta que se retome la normalidad, o la nueva normalidad como insisten en llamar.

A pesar de que la desescalada ya se ha iniciado en algunos territorios, la actividad económica no está todavía funcionando al 100% y eso incluye obviamente al mercado inmobiliario. No obstante, algunos expertos advierten de que la recuperación del sector es posible que sea más rápida de lo esperado, porque el interés actual que existe por la vivienda es muy alto, sobre todo para la nueva obra. Este fenómeno está ocurriendo también con el alquiler y venta de locales y oficinas.

El año 2019, especialmente el segundo semestre, supuso un régimen de caídas que había sido temporizado con una ligera recuperación del mercado en febrero. A partir de marzo, el sector ya se ha visto completamente paralizado y la única opción que tienen las empresas para subsistir y los clientes para interesarse por inmuebles es a través de la vía telemática, contactos a través del teléfono, las redes sociales, el correo electrónico o los portales web inmobiliarios.

Recuperación en V, la esperanza del sector inmobiliario para salir de la crisis

Sortear una crisis económica es algo a lo que está ya muy habituado el sector inmobiliario. Ya en 2008 este área de actividad fue la más afectada y tardó casi un lustro en recuperar datos que se asemejaran a la situación previa, que nunca se recuperó.

12 años después de esa crisis, estamos en medio de una que es mucho más generalizada y afecta prácticamente a todo el planeta. En esa ocasión el origen ha sido una pandemia producida por una enfermedad, pero los resultados pueden ser igualmente negativos.

No obstante, las previsiones del sector son más optimistas que hace una década. Los expertos creen que la crisis se podrá sortear con ajustes de precio y recuperación en V. El segundo trimestre todavía va a ser malo, porque la pandemia sigue con nosotros y la actividad económica no estará en pleno funcionamiento hasta la llegada del verano, pero muchos actores del sector confían en que la situación se reactive en el último trimestre del año y se normalice ya en 2021.

Esto supondría una salida en V del sector, lo que dejaría al coronavirus como una simple anécdota (siempre en términos de actividad, nunca considerando una anécdota el enorme coste de vidas y puestos de empleo). Además, para que la recuperación sea sólida, será importante establecer vínculos más equilibrados entre propietarios y vendedores, el ajuste de precios mencionado anteriormente.

Es muy posible que la crisis sanitaria y económica se refleje en impago de alquileres y venta de activos inmobiliarios para recuperar liquidez por parte de las empresas y los inversores, y ahí pueden aparecer otros actores con liquidez para comprar activos con descuento en el corto plazo.

Lo deseable es que toda la actividad económica se recupere en fase de V, pues esto devolvería al país a una situación económica muy asimilable al periodo previo a marzo de 2020, pero esto no tiene visos de producirse en todos los sectores.

Entradas recientes