Marcas oficiales y marcas oficiosas

 en Draco

Los cinco títulos consecutivos obtenidos en un periodo de quince meses (tres de ellos europeos) raramente se han dado en el mundo del balompié desde sus inicios. Hacerse de manera consecutiva con tres títulos europeos tampoco se ha estilado mucho en el siglo pasado, excepción hecha de equipos verdaderamente grandes tipo Real Madrid, Milan o Liverpool. Y ganar la Copa de la UEFA dos años seguidos tan solo lo había conseguido un equipo llamado Real Madrid al que, en su momento, nombraron mejor club del Siglo XX.

Después está la Champions League, competición, en este formato, donde el Sevilla FC ha debutado convirtiéndose en el “rookie” que mejor fase de liguilla ha realizado en toda la historia de este torneo. Cinco victorias sobre seis posibles, y quince puntos de dieciocho que estaban en juego, primeros de su grupo, por supuesto, por delante de un Arsenal que en el último lustro solo sabía quedar primero en esta fase de la competición, hacen de esta estadística un nuevo motivo para sentirse orgulloso de lo que, paso a paso, está consiguiendo nuestro Sevilla FC.

Y después nos encontramos con la clasificación que mensual, y anualmente, elabora la IFFHS, clasificación que el Sevilla FC lidera desde hace ya 15 meses seguidos (que serán ya 16 a final de año), rompiendo así el record que ostentaba la Roma, que estuvo 11 meses seguidos ahí arriba. Y clasificación que, por segundo año consecutivo, va a otorgar al Sevilla FC el título de Mejor Equipo del Mundo (lo fuimos en 2006, y lo seremos en 2007), hito que, por supuesto, nunca antes ha conseguido ningún otro equipo (y los años que pasarán hasta que esto vuelva a ocurrir…).

Clasificación oficiosa, al menos por el momento, pero no por ello desdeñable. De hecho, la FIFA, y a diferencia de lo que sucede con las selecciones nacionales, “deja en manos” de esta Federación la elaboración del ranking mundial de clubes.

El siguiente párrafo ha sido copiado de la constitución de la IFFHS: “Tras el visto bueno de la FIFA, los preparativos fueron acometidos sistemáticamente y tuvieron lugar unas intensas conversaciones con periodistas de 15 países para unificar los criterios con los que la historia del mundo debería ser recogida y documentada, así como debería ser ordenada cronológicamente y cumpliendo un rigor científico y minucioso. Este aspecto requirió mucho tiempo, cualquier medida no acertada o unas bases incorrectas podían echar abajo el proyecto por completo. Entonces todavía no existía Internet, las cartas tardaban semanas con frecuencia y el contacto personal no era posible mensualmente. Con todo, la International Federation of Football History & Statistics (IFFHS) se fundó en Leipzig el 27 de marzo de 1984”.

Aquí podemos observar dos cosas: primero que, en cierto modo, la IFFHS, y sus clasificaciones, cuentan con el beneplácito de la FIFA (vamos, que no operan a sus espaldas), y en segundo lugar que, pese a que opiniones puede haberlas de todos los tipos, los criterios usados para otorgar los puntos a los diferentes equipos son bastante razonables. Al menos a mí me lo parecen. Me explico.

Me parece razonable que puntúen las ligas nacionales según su grado de competitividad, dividiendo estas en cuatro grupos (Grupo 1: 4 puntos por ganar y 2 por empatar; Grupo 2: 3 puntos por ganar y 1’5 por empatar; Grupo 3: 2 puntos por ganar y 1 por empatar; Grupo 4: 1 puntos por ganar y 0’5 por empatar).

Me parece también razonable que se primen sobremanera las competiciones supra-nacionales que existan en cada continente, distinguiendo, asimismo, entre las diferentes competiciones y su importancia (en Europa: Champions League -14 puntos por ganar y 7 por empatar- y UEFA -12 puntos por ganar y 6 por empatar-).

Y más razonable aún encuentro que en cada comienzo de mes del año de que se trate se proceda a restar a cada equipo los puntos obtenidos en el mismo mes del año anterior, estableciéndose así una pauta de posible mejoría muy interesante.

Claro está que habrá quien no vea estos criterios del todo acertados, o quien incluso aplicaría otros bien distintos, pero no debemos olvidar que es harto complicado el poder establecer baremos realmente objetivos para poder controlar y clasificar a los clubes de todo el planeta.

Así que, a mí, personalmente, me parecen bastante buenos los adoptados actualmente por la IFFHS.

Y dicho esto, no debemos tampoco perder de vista que puede llegar el día (y no me extrañaría nada en absoluto) en que la propia FIFA le de total oficialidad a esta clasificación, momento en el que todos los logros hasta entonces conseguidos por los distintos equipos del mundo, multiplicarían por cien su valor.

Y sí, ya se que hay algunos por ahí que se empeñan en calificar todo esto como ser “reinas por un día” (algo así como lo que ellos fueron en el baile de fin de curso de su instituto), pero si existe gente que considera falaz esta clasificación, a pesar de los ya comentados criterios objetivos que se vienen usando, entonces mejor no nos acordamos de que los pretigiosísimos trofeos del Balón de Oro y del FIFA World Player del año 2006 acabaron siendo concedidos a ese jugador que, con su talento, ha conseguido cambiar la historia del fútbol reciente, y que se apellida Cannavaro.

Desde luego, hay quien le gusta ver la paja en el ojo ajeno, pero no distingue la viga en el propio…

Sevilla FC: ¡¡¡grande entre los grandes!!!.

Draco – HastaLaMuerte.NeT

Entradas recientes
ImageImage