¿Qué le pasa al Sevilla FC? Estos son los datos en LaLiga

 en Hastalamuerte.net

La temporada 22-23 será larga para el Sevilla FC. El inicio de la competición en LaLiga aleja al club del Sánchez Pizjuán del objetivo de clasificarse entre los cuatro primeros clasificados, una posibilidad que está prácticamente descartada tras la disputa de las primeras diez jornadas. Hay que remontarse a principios del Siglo para ver a un Sevilla tan cerca de la zona de descenso, un peligro que si bien nadie considera como real en el fútbol español, está, de momento, presente en el día a día de la entidad.

La planificación deportiva no ha tenido el resultado esperado, y las salidas de jugadores importantes como Koundé o Diego Carlos, esenciales en el buen funcionamiento de la defensa, no fueron cubiertas por garantías. Al menos ahora Koundé podrá concentrarse más para la Copa del Mundo. Los fanáticos que esperan con ansias la competición también pueden encontrar en este artículo mucha información importante para aprovechar. Es poco habitual que un club como el hispalense renuncie a su entrenador durante el primer tercio de la competición. Ha ocurrido con Julen Lopetegui, campeón de la Europa League en 2020 y que fue capaz de mantener la clasificación del equipo para la Champions durante tres temporadas consecutivas. La llegada de un viejo conocido de la afición rojiblanca, el argentino Jorge Sampaoli no ha mejorado la situación y ha significado otro golpe de la difícil realidad del equipo.

Los números no fallan: defensa horrible y ataque por mejorar

¿Por qué el Sevilla ha empezado tan mal LaLiga 22-23? Principalmente, por sus errores defensivos. Las salidas de futbolistas importantes en esta demarcación y la ausencia de relevos de garantías han debilitado notablemente la capacidad defensiva del equipo. En la temporada anterior, el Sevilla encajó 30 goles en 38 partidos, por lo que su portero Bono recibió el reconocido Trofeo Zamora como el menos goleado de la competición. En once jornadas de la actual temporada, ha encajado 18. La diferencia es abismal y se pasa de 0,78 goles encajados por partido a un promedio de 1,63, más del doble.

En el aspecto ofensivo, la distancia no es tan grande, aunque sí que es significativa. El Sevilla marca un gol por jornada, mientras que en la anterior campaña, su balance era de 1,39. La salida de Lucas Ocampos, con destino al Ajax de Ámsterdam ha influido negativamente en el rendimiento del conjunto sevillista. Aunque no marcó una cifra alta de goles, pues dejó seis en LaLiga, sí que tenía una influencia directa sobre el juego. Rafa Mir y En-Nesiry se nutrían de su trabajo. Entre estos dos jugadores anotaron 15 goles en el anterior curso. En el actual, solo suman uno.

Entradas recientes