Home > Crónicas > Liga > SD Eibar 5-1 SevillaFC: Vuelta a las andadas en Ipurúa

SD Eibar 5-1 SevillaFC: Vuelta a las andadas en Ipurúa

Otro partido infame del Sevilla. Otra goleada escandalosa que siembra más que dudas ante la crucial cita de las semifinales de Copa el miércoles ante el Leganés.

Parecía que el Sevilla había encontrado por fin con Montella el equilibrio, la responsabilidad, y un patrón de juego que harían olvidar partidos tan horribles como los de Valencia, Real Madrid o Betis, donde el Sevilla había recibido sonrojantes goleadas.

Sobre el papel, Montella dispuso un once dando entrada a los tres nuevos fichajes de una tacada. Uno veía la alineación y sonaba bien, mordiente arriba, y refresco en todas las líneas.

38 segundos tardó Nico Pareja en quitarle la razón al entrenador. Kike García, que no es Messi, avanzó en el área mientras el argentino reculaba hasta límites insospechados, poniéndole en bandeja un trallazo ante el que Rico puso manos blandas, y para adentro.

El resto del partido de Pareja fue exasperante, lento, mal colocado, llegando casi siempre tarde, faltas absurdas. Para regalarlo. Hay serias dudas de que pueda volver a su máximo nivel, y si no es el caso, será otro central más no válido. A día de hoy, Mercado es capitán general, y Lenglet, un buen acompañante que empeora cuando su pareja no es de fiar.

Los fichajes, como es lógico, no estuvieron a la altura. Mal acoplados al equipo, y sin aportar mejoría. Razón tenía Montella cuando no quería tocar lo que funcionaba. Resulta que las alternativas eran, y son de momento, para echarse a temblar.

Al Eibar le fue suficiente poner su intensidad habitual para comerse a un Sevilla incómodo de prinicipio a fin. El 2-1 de Sarabia, después de un más que dudoso penalti, hacía albergar alguna esperanza, pero todo fue un espejismo. Fueron cayendo los goles hasta contar 5. Algunos sin reproche al discutido portero, otros, te dejan con ese sabor de boca habitual de que se pudo hacer algo más. Nada nuevo.

El Sevilla tiene casi tantos goles en contra como el colista de la liga. Acumula 3 derrotas con 5 goles en contra y otra con 4, y así, es absolutamente imposible alcanzar cualquier objetivo ambicioso.

La temporada pasa por conseguir el pase a la final de Copa, y acoplar rápido a los nuevos para ver si dan la talla. Si no, quemar al once de gala de Montella hasta que las piernas aguanten.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*