SD Huesca 2-1 SevillaFC: Barco a la deriva, con peligro de hundimiento

 en Liga

El SevillaFC volvió a caer derrotado, cómo no, como cada vez que juega como visitante (aunque últimamente también de local). Lo hizo esta vez en Huesca, en el campo del colista, un limitado rival que sin embargo supo llevarse el partido, incluso cuando parecía que el 1-2 sería el marcador final. A este Sevilla ya no le sale nada, el entrenador balbucea argumentos inadmisibles, y en la planta noble nadie toma decisiones importantes. Barco a la deriva, con peligro de hundimiento.

El Sevilla lo volvió a hacer. Perpetró un horrible partido que perdía ya antes de los 10 minutos por dejar rematar a un rival en el área pequeña con suma facilidad. El Huesca no se lo creía, replegó, y esperó todo el partido la inoperancia de un Sevilla que ya no da miedo a nadie, ni a un colista desahuciado que hoy vió la luz, como lo hace cada rival al que visita este Sevilla moribundo.

Salió con nuevos bríos en la segunda mitad, apretó en el primer cuarto de hora, pero da la sensación de que ya todo da igual. Machín sigue encasillado en sus tres centrales, y sólo los cambia cuando huele peligro. Quizás ya es tarde. El equipo está fundido, puede que en lo físico, por la enorme plaga de lesiones que ha sufrido, cierto, pero sobre todo en lo futbolístico, con un entrenador enrocado en su idea que parece no va a cambiar hasta que le llegue el despido. Está bien luchar y pelear por tus ideas, es de valiente, pero no de inteligente. El buen entrenador debe ser capaz de renunciar a sus ideas con tal de encontrar una salida a una situación que hace ya tiempo que es insostenible.

Polémicas y VAR aparte, qué más da esto cuando el partido se tenía que haber ganado por derecho muchos minutos antes. En la ruleta rusa de los minutos finales le salió cara al Huesca, que se llevó el partido y los 3 puntos en juego. El Sevilla se vuelve de vacío, con muchísimas dudas. La principal, si habrá golpe de timón desde la dirección deportiva o la directiva. Muchas voces piden a gritos ya la destitución del técnico soriano, pero no haría más que confirmar el fracaso de un proyecto planteado a muy largo plazo. Sería el 5º entrenador en 18 meses, algo inadmisible para una entidad de 200 millones de presupuesto. En mano de Caparrós y Castro está la decisión. Difícil, claro, pero necesaria a tenor de la maldita racha que acumula el Sevilla.

Entradas recientes