Sevilla FC 1-2 LOSC Lille: Dantesco espectáculo en la Champions

 en Champions League

Menudo espectáculo, dantesco, se ha vivido esta noche en el Sánchez-Pizjuán. Si no ha sido el peor partido de la era de Lopetegui, poco le ha faltado.

El Sevilla se puso por delante relativamente pronto. Al cuarto de hora ya ganaba 1-0 gracias a un gol de Ocampos que aprovechaba un mal rechace de Grbic a tiro de Rafa Mir. El Sevilla penalizaba el rebote y mala salida del balón de unos franceses que acudían con dudas a Sevilla y que sin embargo salieron muy reforzados.

Porque a los 40 minutos, Delaney cometió el segundo posible penalti de la noche. Ya rozó la pena máxima cuando se fue al suelo antes de tiempo y tocó a David en su caída. No fue suficiente a criterio del árbitro, pero si lo fue cuando incomprensiblemente soltó el brazo dentro del área sobre Bamba. Esta vez no iba a perdonar el VAR, y Jonathan David hacía el gol del empate. Absurda manera de complicarse un partido encarrilado.

Ya en la reanudación, siguió el Sevilla con las dudas, e Ikoné hacía el 1-2 después de un disparo al palo de Celik. A partir de ahí, los peores minutos de la era de Lopetegui. Un equipo desdibujado, desquiciado, sin un plan, y que no tiró a portería con peligro en todo lo que quedaba de partido, que era mucho.

El Sevilla se queda último de grupo, con 3 puntos posibles de 12, y aun así, tiene opciones para clasificarse para los octavos. Incomprensible circunstancia que solo lo explica el estar encuadrado en un grupo igualado hacia la baja, donde casi nadie gana, y todo se decidirá en las dos últimas jornadas que quedan. El Sevilla lo tiene en chino, porque tiene que ganarle en casa al Wolfsburgo y sobre todo, ganar en Salzburgo, líder todavía del grupo.

Entradas recientes