Sevilla FC, Thomas Gravesen y los casinos de Las Vegas

 en Hastalamuerte.net

El 15 de enero de 2006, el Sevilla FC visitaba el Santiago Bernabéu para enfrentarse al Real Madrid en los últimos vestigios de la era de los ‘Galácticos’. El equipo dirigido por Juande Ramos afrontaba la decimonovena jornada de la temporada 2005/2006, temporada del Centenario, como séptimo clasificado con 29 puntos, a un solo punto del conjunto blanco, que ocupaba la sexta posición en la tabla. Los resultados de la jornada obligaban a ambos clubes a buscar los tres puntos para no descolgarse mucho de la zona alta. Los andaluces saltaron al césped del coliseo blanco con la tercera equitación, con un diseño alternativo compuesto por pantalón azul oscuro y camiseta azul celeste. En el minuto 6 de partido, el equipo dirigido por Juan Ramón López Caro, que había sustituido al técnico brasileño Vanderlei Luxemburgo da Silva en la jornada 15, se adelantó en el marcador con un gol de Guti.

El Sevilla se vio superado por el inicio fulgurante del Real Madrid, pero se mantuvo vivo hasta el descanso. A pesar de ello, el conjunto rojiblanco logró empatar el partido en el minuto 51 con el gol de Luis Fabiano, que cazó de primeras un rechace de Iker Casillas a tiro de Enzo Maresca.  Sin embargo, la alegría duró poco para los visitantes. Diez minutos más tarde, Zinedine Zidane batió a Andrés Palop desde el punto de penalti, tras un agarrón de Aitor Ocio sobre Julio Baptista. Pocos minutos después, el futbolista francés, actual entrenador del equipo blanco, volvió a batir al portero sevillista con un auténtico golazo tras una fantástica asistencia de Guti. Aunque el conjunto dirigido por Juande Ramos recortó distancias en el minuto 84 con el gol de Aitor Ocio, el Real Madrid cerró el encuentro en el tiempo de descuento con el ‘hat-trick’ de Zidane.

Más allá de la exhibición de Zinedine Zidane en el Santiago Bernabéu, el partido entre el Real Madrid y el Sevilla FC pasará a la historia del fútbol por la creación insólita de Thomas Gravesen. El centrocampista danés aterrizó en el equipo blanco en enero de 2005 procedente del Everton FC inglés para darle una mayor contundencia al centro del campo madridista y solucionar los problemas de los galácticos. El ‘Ogro’, como fue bautizado por la prensa española de la época debido a su increíble parecido con Shrek, jugó 49 partidos con la camiseta blanco y marcó un gol. Pero no fue su rendimiento el que impactó durante el encuentro contra el Sevilla, sino su famosa ‘Gravesinha’. Un regate inverosímil con un rodillazo contra el césped mientras conducía la pelota.

La ‘Gravesinha’ fue la aportación más notoria y el momento más brillante del centrocampista danés al Real Madrid durante la temporada y media que jugó en la máxima categoría del fútbol español. Tras una discusión con el brasileño Robinho en la pretemporada del equipo blanco en el verano de 2006, Fabio Capello, su entrenador en aquella época, decidió expulsarle del entrenamiento. Esa decisión significó el punto y final del centrocampista danés, ya que ese mismo verano fue traspasado al Celtic de Glasgow. Tras una pequeña cesión al Everton, Gravesen rescindió contrato con el equipo escocés y estuvo varios meses sin equipo hasta que anunció su retirada con 32 años en enero de 2009.

Una retirada de oro en los casinos

Hace apenas un año, Thomas Gravesen volvió a ser noticia en España. El escritor Christopher Sweeney presentó la biografía del centrocampista danés Mad Dog Gravesen: The Last of the Modern Footballing Mavericks (Perro Loco Gravesen), donde recoge las anécdotas más destacadas de la carrera deportiva del ‘Ogro’, como el día que le arrancó un diente a Ronaldo Nazário, actual presidente y máximo accionista del Real Valladolid CF, con un fuerte golpe durante un entrenamiento del Real Madrid. Sweeney también habla de la vida amorosa del danés, dando detalles sobre su relación con su primera novia Gitte Pedersen o con la actriz porno Kira Eggers, que le abrió las puertas de otro mundo completamente distinto en Estados Unidos, y la modelo Kamila Persse (su actual pareja).

Fuente: https://twitter.com

Tras colgar las botas, Gravesen decidió asentarse en Las Vegas (Estados Unidos) para estar con la modelo Kira Persse tras acabar con su relación en 2008 con la modelo erótica y stripper danesa Kira Eggers. Todo ello gracias a los más de 100 millones de euros de beneficio que consiguió tras invertir parte del dinero que había logrado cosechar como futbolista. Una cantidad de dinero que incrementó en los siguientes años con su habilidad en el póker. De hecho, el ex futbolista vive en una exclusiva mansión valorada en 6 millones de euros, ubicada en Canyon Fairways, una urbanización privada donde tiene como vecinos a nombres ilustres como Andre Agassi, Nicolas Cage o Steffi Graf.

El ex futbolista del Real Madrid disfruta de un retiro dorado en Las Vegas, donde vive rodeado de lujo y da rienda suelta a su pasión por los casinos y el póker. Gravesen es uno de los jugadores habituales de las mesas de los casinos más célebres de la ‘Ciudad del Pecado’. El blackjack, las máquinas tragaperras o la ruleta son algunos de sus juegos de azar favoritos. Unas modalidades de juego que los españoles también tienen a su disposición con este bono sin depósito en los casinos online. El danés ha demostrado que se desenvuelve mejor en las mesas de juego que en el césped, incluso muestra un carácter encantador que contrasta con su actitud agresiva durante su etapa como futbolista profesional.

Más allá de su nueva vida como millonario en Las Vegas, Gravesen siempre será recordado por los aficionados al fútbol como uno de los futbolistas más peculiares de la historia del deporte rey. Un tipo único capaz de llevar una pistola de paintball al entrenamiento para disparar pintura a sus compañeros. Quizás “loco” sea la mejor palabra para describir al exmadridista, pero el danés ha demostrado que es capaz de invertir con cabeza su dinero para disfrutar de una jubilación soñada en los casinos más importantes del mundo.

Entradas recientes