SevillaFC 0-2 FC Barcelona: Horrible ensayo para el miércoles

 en Liga

El SevillaFC cayó claramente derrotado ante un FC Barcelona que fue mejor, y que vivió el condescendiente arbitraje, como siempre, del colegiado hacia los grandes. Koeman le ganó la partida a Lopetegui, incapaz durante todo el partido de encontrar una solución a la falta de mordiente ofensiva.

Es normal perder ante Real Madrid, Borussia y Barça en tu estadio. El problema es que las tres derrotas fueron prácticamente calcadas, dejando una sensación de impotencia en este tipo de partidos que no hacen presagiar nada bueno para el decisivo partido del miércoles. Porque sí, lo de hoy era liga, nada tiene que ver con la Copa, pero el resultado y el transcurrir del partido seguro que dejan un poso de convencimiento en los culés y un mar de dudas en los sevillistas.

Es cierto que hasta la desaplicación defensiva del Sevilla, apenas había pasado nada en el partido. Un balón recibido por Mesis en tres cuartos, excesivamente solo, sirvió para que el argentino dejara prácticamente en un mano a mano a Dembelé que el francés resolvió con solvencia ante Bono. Después, la acción polémica del partido. Messi había visto la primera amarilla en una fea falta sobre Fernando en la salida de balón del brasileño. Pocos minutos después persiguió y agarró hasta derribar a Jordán evitando una salida al contragolpe del sevillista. Lo que hubiera sido la segunda amarilla para cualquier mortal, no lo es para el mejor futbolista del mundo, el mejor también en cuanto a protección arbitral se refiere.

Movió el árbol Lopetegui buscando algo diferente en la segunda mitad. Entraron primero Rekik, Suso y En-Nesyri por el Papu, Diego Carlos y Munir. Jugó con 2 arriba, y defensa de 3 atrás, y si bien mejoró algo el equipo, nunca llegó con peligro real arriba. Luego entraron también Óscar y Óliver, pero el equipo siguió incapaz ante el buen hacer defensivo del Barça, a pesar de sus contratiempos en defensa.

El partido lo mató Messi a cinco minutos del final haciendo un 0-2 que deja sobre todo cierta sensación de impotencia y preocupación para el envite del miércoles. Será otra batalla, otra historia, pero debe subir sus prestaciones el Sevilla si quiere estar en la final de La Cartuja.

Entradas recientes