SevillaFC 0-5 FC Barcelona: ¿Podemos estar ya enfadados los sevillistas, señor Castro?

 en Copa del Rey

El Sevilla volvió a hacer historia. De la mala, claro. Sucumbió en un rotundo y contundente 0-5 ante el FC Barcelona, y pone broche a una nefasta temporada en la que los sevillistas, pese a lo que diga su presidente, están muy muy enfadados.

Los primeros minutos de partido hacían presagiar que iba a ser una noche complicada. El Barça salió a tope de revoluciones, con la lección de la Roma más que aprendida, y a ese nivel, y al del Sevilla, era cuestión de tiempo que fueran llegando los goles.

Cayeron hasta 5, no vamos a detenernos en narrarlos todos, porque realmente todos fueron justos, muy buenas jugadas de un equipo superlativo que enfrente tenía a un grupo de futbolistas que ya no creen en nada, que no compiten, y que van a sudar sangre para conservar la 7ª plaza liguera, si es que la conservan. Hacía más de un siglo, más de 100 años, que un equipo no perdía una final de Copa por estos goles de diferencia. Esto también es historia, de la que avergüenza.

Montella ha terminado por romper un proyecto que ya venía torcido desde Berizzo. Es cierto que acumuló un par de eliminatorias de éxito ante Atlético y United, pero en general, no ha sabido levantar al equipo ni gestionar los recursos con los que contaba. Pasó de rotar a 22 jugadores como hacía Berizzo, a quemar a 12-14 hasta la extenuación, dejando a gente totalmente desimplicada y devaluando en líneas generales a la plantilla. Y todo esto, acompañado por tonterías varias en ruedas de prensa que el Karma ha puesto en su lugar.

Otra cuestión a analizar será precisamente la mencionada en el párrafo anterior, la plantilla. Hasta qué punto es tan mala como parece, y qué grado de responsabilidad han tenido los entrenadores frente a la labor del discutido Óscar Arias. Desde luego, son los grandes señalados de la noche, y si todo sigue su cauce lógico, los de arriba señalarán primero a los de abajo antes de saltar del barco, por lo que es más que probable que ambos, entrenador, y director deportivo, sean relevados de cara a la próxima temporada.

Y todo esto porque, claro, el Presidente va a quemar la última nave, la de expulsar a sus trabajadores, antes que presentar la dimisión. La toma de decisiones desde arriba es aciaga, desde el ridículo del caso Vitolo, hasta las últimas declaraciones sobre si pueden o no los sevillistas estar enfadados. Uno se pregunta primero quién es el presidente del SevillaFC para venirse arriba de esa manera y discutir lo que puede o no sentir cada sevillista, sobre todo cuando a los pocos días, el fútbol, lo que todos veníamos viendo, le da la razón a ese sevillista que lo ve todo muy negro, malas decisiones, malas gestiones, en el año de mayor presupuesto de la entidad.

El sevillista es inteligente, sabe que el futuro menos malo pasa por jugar la Europa League, y para eso, no dejará de ofrecer su aliento, como siempre ha hecho, para conseguir la séptima plaza. Pero a la vez, inevitablemente, empezará a pedir responsabilidades, apretará de lo lindo como ha hecho siempre, para que una entidad que venía en línea ascendente, no entre de nuevo en la oscuridad por la ineptitud de sus dirigentes. Fiel pero exigente, e inteligente, señor Castro. Deje usted de decirnos cómo tienen que estar los sevillistas, y trabaje para revertir la situación.

Entradas recientes