SevillaFC 2-0 AS Roma: Un imponente Sevilla barre a la invicta Roma

 en Europa League

El SevillaFC cuajó otro partido para la historia en su competición fetiche. Con las dudas lógicas que el parón y la racha de la Roma provocaban para este partido, el Sevilla se encargó rápido de borrar cualquier atisbo de sorpresa. Maniató por completo al equipo italiano y el resultado se antoja hasta corto.

Que si la Roma llegaba invicta, con ocho partidos sin perder. Que si el Sevilla llegaba desconectado por el tiempo pasado desde el último partido de Liga. Que la Roma llegaba mucho más rodada. Que la baja de Gudelj la notaría el equipo. Mil historias que quedaron en el olvido en cuanto rodó el balón y el Sevilla dijo «aquí estoy yo».

La Roma no la olió en todo el partido. El buen equipo romano fue sometido de principio a fin por un Sevilla donde Bono, «sorpresa» en la portería fue un mero espectador de excepción. No se recuerda un sólo tiro a puerta con peligro de los italianos en todo el partido.

Por parte del Sevilla, Reguilón, que sigue haciendo méritos para que alguien pague mucho dinero por él, hizo el 1-0 después de adentrarse en la defensa rival como un cuchillo en la mantequilla. Se plantó delante de Pau y disparó algo mordido. El balón entró pegado al cuerpo del ex bético, al que le llegó su San Martín en forma de Karma por aquella fea acción con Roque Mesa en un derbi reciente.

Al filo del descanso, jugada de manual del Sevilla a la contra. Jordán recupera en campo propio, lanza a la carrera de Ocampos que tras zafarse del defensa, la pone atrás para que En-Nesyri remache. Partidazo tremendo del marroquí, incordio constante para la defensa, sacrificado, y tirando continuas diagonales y aperturas a los costados que descolocaron a la defensa romana.

En la segunda parte se jugó a lo que el Sevilla (o más bien Banega) quiso. Ralentizó el ritmo del partido hasta hacerlo desesperante para los italianos, que terminaron soltando feas patadas y aspavientos frutos de la impotencia de verse totalmente inferiores a este maduro Sevilla.

Pudo ampliar la cuenta Banega en una falta al larguero, y Koundé en un remate a bocajarro que esta vez si sacó Pau. El partido terminó con el 2-0 que se antoja hasta corto vistos los méritos de este Sevilla que llega como un tiro a su competición. Queda mucha tela que cortar, pero desde luego quien quiera eliminar a este Sevilla va a tener que hacerlo muy pero que muy bien. Próxima parada, el Wolverhampton inglés que se hace con el hueco de cuartos tras eliminar al Olympiakos griego.

Entradas recientes