SevillaFC 2-0 CA Osasuna: Tarde redonda. El Sevilla, co-líder

 en Liga

Alcanzado prácticamente el primer tercio del torneo, el Sevilla sigue muy arriba. Comparte el co-liderato con la Real Sociedad y el Real Madrid, este último con un partido menos, igual que el Sevilla, de ganar ambos, estarían líderes en solitario.

Son muchas quimeras, si, pero deben dar para pensar y razonar sobre lo muy bien que lo está haciendo el Sevilla en la competición liguera.

Hoy visitaba el Sánchez-Pizjuán un equipo que no había perdido fuera de casa, y que había hecho un 13 de 15 , con algunos partidos tan comprometidos como las visitas a Villarreal y el Bernabéu. El Sevilla lo empequeñeció de tal forma que solo durante algunos minutos de la primera mitad se vivió una mínima inquietud en la grada, impaciente como siempre.

El camino lo allanó primero Diego Carlos, que remató como un obús un córner botado por Rakitic. El croata estuvo mejor que nunca, ya tocaba. Asumió el papel de canalizador y lanzador del ataque, se le vio más fresco en la presión, y estuvo acertado en el balón parado. Justo lo que se le pide y presupone. Y todo eso además, sin el sostén de Fernando atrás, al que Lopetegui dio descanso y al que reemplazó a las mil maravillas un Delaney cada vez más imprescindible.

En la segunda parte llegó el gol de la tranquilidad, obra de Ocampos, aprovechando una decisión entre defensa y portero navarros. Tocó sutilmente el balón para marcar a puerta vacía. Su celebración lo decía todo, llena de rabia por haberse liberado, con ese gesto tan característico como quitándose de encima todo el mal fario que le perseguía de cara al gol. Ojalá recupere su mejor versión y aporte como en su primer año.

De ahí al final, el Sevilla guardó la ropa, pensando en el crucial partido del martes ante el Lille. Se necesitará la mejor versión como local para ganar por fin en la Champions, y empezar a restar incertidumbre sobre la clasificación para dieciséisavos.

Entradas recientes