SevillaFC 2-0 Real Betis: La normalidad más normal

 en Liga

El Sevilla volvió a derrotar al eterno rival en un partido donde, como auguraba el ex-presidente José María del Nido, la distancia futbolística entre ambos equipos fue sideral. Ocampos fue el «man of the match» con un gol y una asistencia de tacón a Fernando.

El de esta noche en el Sánchez-Pizjuán ha sido el derbi más extraño y descafeinado de la historia. Después de un parón de más de 3 meses por el maldito COVID-19, volvía algo parecido al fútbol, porque nos negamos a ponerle esa palabra a lo que hemos visto esta noche, sin aficionados en la grada.

El operador televisivo encargado de hacer llegar la señal a los hogares españoles había inventado una especie de sonido ambiente virtual. Ni 1 minuto duramos en esta casa viendo el partido así. Si hemos vuelto de esta manera, lo haremos con todas las consecuencias. Coincidía el grueso de nuestra comunidad con nosotros.

En lo futbolístico, no hubo color. El Betis jugó tan atenazado como si en la grada hubiese habido 45000 almas sevillistas empujando al Sevilla. Timorato, acongojado, y falto de fútbol, el paso de los minutos le iba cayendo como una losa que nunca podría levantar. Salvaron la primera parte por el desacierto sevillista, pero a nada que cayó el primero por el penaltito de Bartra a De Jong, el segundo fué casi acto seguido. Bajó entonces algo el pistón el Sevilla para cuidar la forma y las lesiones en previsión de lo que viene. Y bien que hizo, porque ni siquiera con los 5 cambios se libraron algunos futbolistas de los temidos calambres.

El Betis apretó tímidamente al final en busca de maquillar el marcador, pero Vaclik fue uno más de los pocos «espectadores» (fotógrafos y recogepelotas) que había esta noche en el Sánchez-Pizjuán.

Victoria incontestable reconocida por la propia parroquia verdiblanca. Si había que volver, esta es desde luego la mejor manera. 3 puntos al zurrón, y confirmando, una vez más, la supremacía sevillista en la historia de los derbis de Sevilla.

Entradas recientes