SevillaFC 2-0 SS Lazio: El bálsamo de la Europa League

 en Europa League

El SevillaFC fue fiel a su cita con la Europa League. Deja en la cuneta a una Lazio que era prácticamente el rival más complicado posible del sorteo, y lo hace con una relativa suficiencia y tranquilidad. Ben Yedder, Sarabia y Vaclik, quiénes si no, fueron los encargados de sentenciar la eliminatoria.

Venía el partido con guasa, porque el Sevilla está horrible, la Lazio recuperaba a un par de hombres clave, y el resultado de la ida, aunque bueno, no era ni mucho menos definitivo.

Los de Inzaghi venían con hambre de revancha, soñando con seguir en la competición europea, pero el idilio que tiene el Sevilla con su Copa le hizo la noche imposible.

Primero, Ben Yedder se marca un jugadón, el balón le cae a Sarabia que dispara ajustado, y de nuevo el pequeño gran delantero lo manda a la red en una acción donde toda la Lazio pidió un fuera de juego que no existió.

Poco después el Mudo vería una amarilla después de una pérdida absurda en la frontal del área, en la que termina agarrando el balón con la mano desde el suelo. Posterior a esa tarjeta, se la jugó en no menos de 3 ocasiones con entradas arriesgadas que bien le podrían haber valido la expulsión. Todo el mundo veía que el partido ya no estaba para él, menos Machín. Es cierto que ya había consumido un cambio por la lesión a los 5 minutos de Escudero, pero era una temeridad mantener en el campo al argentino.

Como Machín no lo retiró, ni el Mudo se calmó terminó expulsado. Es cierto que para ser una segunda amarilla, pudo ser rigurosa, pero en ningún caso la culpa era del árbitro, sino del entrenador primero por mantenerlo, y del propio jugador por no tener cabeza.

Quedaba media hora por delante y dos goles de los italianos dejaban fuera al Sevilla. Entonces el árbitro, en otra jugada muy rigurosa, expulsó al 77 romano por un codazo sobre Roque Mesa, el jugador que mejor interpretó la inferioridad.

Igualadas las fuerzas, Sarabia sentenció la eliminatoria a pase de Navas. Antes, todavía con el 1-0, Vaclik salvó un mano a mano imposible que bien pudo ser el 1-1. Los 3 de siempre, o casi siempre, y la mística del Sevilla con la Europa League, devuelven una tímida sonrisa a un equipo que sin embargo, sigue sin dejar las mejores sensaciones. Estará el viernes en el bombo, y piensa ya en la difícil victoria de Messi y compañía para el sábado.

Entradas recientes