SevillaFC 3-0 GetafeCF: 3 puntos y un peaje altísimo por la «intensidad» del Getafe

 en Liga

Noche agridulce para el SevillaFC. En la parte positiva, sigue instalado en los puestos altos, muy altos de la clasificación, abriendo una brecha cada vez mayor para repetir clasificación para la Champions League. En la parte negativa, la escalofriante entrada de Djené a Ocampos que a buen seguro apartará durante muchas semanas al argentino de los terrenos de juego. El árbitro, Martínez Munuera, no pitó ni falta, y tuvo que ser corregido por el VAR.

Vivimos acostumbrados a que desde Madrid se nos venda el juego del Atlético o del Getafe como «de alta intensidad». A diferencia del que practicaban el Sevilla de Caparrós o el Osasuna de Aguirre. Aquello era violencia. Pues la alta intensidad de Djené va a apartar durante muchos partidos, ojalá los menos posibles, a Lucas Ocampos. Corría el minuto 5 de la segunda mitad cuando en un balón dividido, Djené clavaba los tacos sobre el tobillo de Ocampos, con el pie completamente apoyado. El árbitro, a pocos metros de la jugada, dijo aquello de «sigan»… Suso, viendo la gravedad de la situación, echaba el balón fuera. Las asistencias entraban a llevarse a Ocampos directamente al hospital, y al árbitro le pusieron la cara colorada desde el VAR. Roja de libro que el señor colegiado no apreció no siquiera como falta. Es imposible pensar bien en el colectivo arbitral después de actuaciones como las de esta noche.

Porque ya llovía además sobre mojado. En la primera parte, perdona un penalti de libro a un defensa del Getafe argumentando que le tocaba también en el pecho. A los minutos, Ocampos cazaba un rechace del portero, y después de darle el balón en el muslo, queda en duda si también le toca en la mano. El VAR le dice a Munuera que vaya a verlo, y éste anula el gol. Inaudito el doble rasero, que lamentablemente siempre le está cayendo en contra al Sevilla en los últimos partidos.

Ojalá lo de Lucas quede en lo menos posible, pero el Sevilla va a perder a un hombre clave para los muchos partidos importantes que vienen. En la parte positiva, el Sevilla solventó con mucha solvencia el partido después del mal trago de la lesión del argentino. Munir hizo el 1-0 después de un excelso pase de Jordán, el Papu el 2-0 con un chut desde fuera del área que tocó en Cabaco y despistó a Núñez, y En-Nesyri, fiel a su cita con el gol, redondeó el 3-0 definitivo a pocos minutos del final.

Es una lástima que esa crítica jugada empañe una noche brillante del Sevilla que sigue con pie firme en busca de los objetivos. Ojalá lo de Ocampos sea el mal menor y el equipo no se resienta en su ausencia.

Entradas recientes