SevillaFC 3-2 Real Madrid: Caparrós los pone a tope para el derbi

 en Liga

El SevillaFC consiguió 3 importantísimos puntos en la carrera por una plaza para la Europa League. Recupera la 7ª posición y vuelve a depender de si mismo para conseguir la clasificación.

Todo en el Sevilla parece un flashback a 15 años atrás. Todo parece ahora añejo, vintage, en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Caparrós ha recuperado parte de la esencia perdida en apenas dos semanas. Ha recuperado el veneno, el otro fútbol, la comunión con la grada, pero también conceptos futbolísticos olvidados, feos, pero tan válidos o más que los bonitos. Y sobre todo, ha recuperado en lo mental a un grupo de futbolistas que vuelven a creer en ellos mismos en estos metros finales de la carrera que ya casi roza la meta.

La alineación era extraña, por llamarlo de alguna manera. Chirriaba ver a Pareja en el once, tanto o más que ver también a Pizarro, o intuir a Layún en esa posición de doble lateral con Mercado. Todo hacía prever una defensa intensiva, un equipo muy replegado, en busca de algún zarpazo arriba de Ben Yedder, secundado por Muriel partiendo de la izquierda.

Y aunque el inicio del partido pintaba mal porque el Sevilla no la olía, fueron pasando los minutos sin que pasara nada, hasta que funcionó el plan. Un balón largo era peinado por Muriel para que Ben Yedder luego terminara con la sequía goleadora de los delanteros. Tan clásico, tan rústico, pero tan efectivo. El Madrid entonces desconectó. Realmente lo hizo durante casi todo el partido, donde sus jugadores pensaban más en Kiev o en el año que viene que en partido de hoy. Todos salvo el extra motivado Ceballos, y el _ponga aquí su adjetivo_ Sergio Ramos. Lo de este chaval es de traca, está empeñado en demostrar en cada visita su escasez de neuronas.

Al filo del descanso Layún hacía el 2-0 culminando una buena contra iniciada por Nzonzi. El mexicano le daba la razón a Caparrós en su planteamiento y nos callaba a todos los que dudábamos. Por algo ellos saben más de fútbol. En la renudación no pasó nada hasta que Ramos se vino arriba. Primero, mandó al larguero un penalti clarísimo de Mudo Vázquez sobre Lucas, tiró luego una falta buscando el gol, y culminó volviendo a tirar un penalti muy riguroso de Mercado sobre Theo cuando el Sevilla ya ganaba 3-1 (por medio, un gol para cada uno, Mercado y Borja Mayoral). Luego, intentando demostrar de nuevo su escasez, pidió perdón a la grada, ?¿, esa misma que provoca siempre que puede. Lo mejor sería ignorar al chaval, pero es que lo pone tan difícil…

Con el 3-2 de penalti no hubo tiempo para más. El partido terminó y el Sevilla se aseguró depender de si mismo. Puede que tenga el calendario más complicado porque el partido del sábado será de cuchillos, pero igualmente puede conseguir incluso la clasificación este mismo sábado si es capaz de vencer, y el Getafe no lo hace ante el Atlético. Incluso un empate en el Villamarín y una derrota del Getafe la daría la clasificación matemática.

Entradas recientes