Un Sánchez-Pizjuán demasiado accesible

 en Liga

No termina el SevillaFC de hacerse fuerte en el Sánchez-Pizjuán. Hoy, otra vez, el equipo rival se puso por delante, y en esta ocasión, sólo pudo el Sevilla rascar un empate como local. El bagaje como local de 1 de los últimos 6 puntos disputados, empaña la impresionante trayectoria como visitante en esta primera vuelta.

El SevillFC terminará la primera vuelta entre los 4 primeros, pase lo que pase en el fin de semana. El punto conseguido ante los leones sitúa la distancia con el 5º clasificado en 4 puntos, por lo que puede calificarse esta primera vuelta de notable alto. Aspirar a ser tercero o cuarto en una liga donde las 3 primeras posiciones están prácticamente repartidas antes de empezar, es un muy buen dato.

Pero al sevillista le quedará irremediablemente ese mal sabor de boca de qué mas pudo haber sido, al menos hasta ahora. Si bien el equipo ha rayado la perfección como visitante, como local se han escapado demasiados puntos. Aquellos que le estarían dando una dimensión realmente sideral y que lo colocaría como un candidato real al título. Mientras, debe conformarse, que no es poco, por pelear esa cuarta plaza que daría derecho a Champions.

Koundé debutaba en el lateral zurdo, con idea de frenar a Williams ante el nivel paupérrimo de Escudero (¿cómo ha podido desaparecer este futbolista?). E hizo un partido aseado, pero un grosero error en la marca de Capa cuando Diego Carlos y Raúl García peleaban un balón aéreo, dejó al lateral vasco sólo en el área pequeña para fusilar con el exterior a Vaclik. Quizás el checo pudo hacer algo más pero Diego Carlos le tapaba la visión de la salida del balón.

Al descanso, Lopetegui movió el banquillo. Dejó en la caseta a Carriço, desubicado y con amarilla, situó a Koundé en su sitio, y dió entrada a Escudero en el lateral, y a De Jong arriba por el desaparecido Óliver. Y el Sevilla empezó a carburar. En un buen arreón de la segunda parte, rozó el gol en varias ocasiones, como el córner de Banega al larguero, o el remate, otro más, de De Jong al poste. Unai Núñez haría justicia a los méritos sevillistas convirtiendo un autogol a pase de Ocampos. Quedaba todavía tiempo, pero el Athletic se repuso bien del golpe, siguió defendiendo tan bien como casi todo el partido, y el Sevilla no encontró manera de hacer el gol de la victoria.

Aire de impotencia en un Sánchez-Pizjuán festivo con los Reyes Magos a la vuelta de la esquina. Si hay algo que pedirles, es desde luego mantener el equilibrio, y que Monchi se saque algún delantero resolutivo de la chistera para paliar la falta de gol de un equipo casi perfecto, a su nivel.

Entradas recientes