VfL Wolfsburgo 1-1 SevillaFC: Bono y el penalti de Rakitic rescatan un punto en Alemania

 en Champions League

Pírrico empate el que se trae el Sevilla de Alemania, en un nuevo partido en el que el Sevilla ofreció su cara más gris, con un Lopetegui haciendo una lectura extraña del partido, con numerosos cambios en busca de cambiar la cara del encuentro.

Tocó ver otra vez esa cara amarrategui del Sevilla. Después del buen sabor de boca del partido ante el Valencia, con una alineación donde el Papu recobraba el protagonismo en el centro, los sevillistas esperaban esa línea continuista del juego atrevido e incisivo, con velocidad, salidas a la contra, y presión alta al rival.

Pero este Wolfsburgo juega bien al fútbol, es un equipo rocoso con algunos buenos jugadores destacados, y no lo puso fácil por su parte. Se la devolvió al Sevilla con momentos de muy alta presión que asfixiaban la salida de balón. El Papu no era el enganche desatascador que se le presuponía, y el balón no llegaba con claridad a un Rafa Mir que se desesperaba en su pelea con los centrales.

Jugando a nada, se llegó con el 0-0 al descanso. Otro partido de esos que ni chicha ni limoná, en el que al Sevilla no le hacen gol, pero en el que tampoco visita la portería rival con la asiduidad que debería.

Justo en la reanudación, un centro lateral era mal despejado por Jesús Navas, que le ponía el gol en bandeja a bocajarro a Steffen, que fusiló a Bono. 1-0 y ahora tocaba remar con el viento en contra.

Comenzó el extraño baile de cambios de Lopetegui. El entrenador nos tiene habituados a una buena lectura de los partidos, y los cambios son casi siempre para mejorar el equipo, pero esta vez, comenzó por sacar al único delantero, Rafa Mir, cuando el encuentro iba en contra. Metió a Lamela como falso 9, pero el equipo tampoco tuvo claridad. Luego entraron Iván Romero y Munir como delanteros, y ahí cambió algo la cosa. Con Lamela agitando desde el extremo derecho, una plancha de Guilavogui sobre el argentino en su despeje era revisado por el VAR y pitado como penalti. Bien pudo hacerlo anteriormente con una mano de Lacroix en el área.

Rakitic transformó con frialdad la pena máxima poniendo el 1-1 en el marcador. Jugó con superioridad el Sevilla en esos últimos minutos por la expulsión de Guilavogui, y bien pudo traerse los 3 puntos cuando un centro al área del Papu se envenenó y terminó en el poste.

Empate agridulce, como frente al Salzburgo, que deja al Sevilla segundo en un grupo que va a estar igualadísimo hasta el final. Viene ahora el doble enfrentamiento ante el Lille, donde conviene comenzar a llenar el zurrón de puntos si no se quiere acudir a las dos últimas jornadas muy necesitado.

Entradas recientes