Villarreal CF 3-0 SevillaFC: Pues habrá que ir pensando qué hacer con este entrenador

 en Liga

El Sevilla perpetró otro horrible partido a domicilio. Resucitó de nuevo a un equipo con muchísimas dudas, en zona de descenso, y sembró de nuevo las dudas de la capacidad de un entrenador incapaz de levantar un equipo claramente en caída libre.

Bastaron 5 minutos para saber qué partido iba a hacer el Sevilla hoy. El Villarreal salió como debe hacerlo un equipo de local que se juega la vida. En descenso y con una racha de resultados negativos como local, empujó como manda el protocolo, y pronto se dio cuenta de que era el día, que enfrente había llegado por fin el salvador Sevilla. En dos semanas visita el Sevilla Huesca y ya se deben estar frotando las manos allí también.

El Sevilla encajó goles de todos los colores. Primero a la salida de un córner pésimamente defendido. Wöber le pierde la cara al balón y cuando se da cuenta Álvaro está rematando en el área pequeña a bocajarro. El segundo, burreando a una defensa donde hoy quedó especialmente marcado Sergi Gómez, descolocado, lento, impreciso, impropio de un central de primera división. Y culminó el Villarreal su gran noche cuando ya se acercaba el final, después de una segunda parte donde el Sevilla tiró más de 10 veces, ninguna con peligro. Pedraza se marcó un carrerón donde ni tan siquiera Promes fue capaz de seguirle, para cruzarla en el mano a mano ante Vaclik.

Se acaban los calificativos negativos para intentar explicar lo del Sevilla a domicilio. Hoy Machín al menos varió el sistema, pasó a defensa de cuatro y si bien es cierto que hubo un arreón durante la segunda mitad, todos estuvieron gafados. Apenas algún tiro de verdad entre los tres palos, muy poco daño incluso para un equipo con tantas dudas como el Villarreal.

Son ya demasiados partidos a la deriva, con la sensación de que el equipo está cogido con pinzas, que le salva el aliento de la grada del Sánchez-Pizjuán, pero que aparte de eso a día de hoy no tiene nada, o casi nada. Más le vale a Machín dar un golpe de timón serio a la situación, porque seguro que por encima suya ya estarán pensando qué hacer con su cabeza, y con razón.

Entradas recientes