Villarreal CF 4-0 SevillaFC: 30 minutos buenos sin suerte, y desconexión total

 en Liga

El Sevilla cayó claramente derrotado en su visita a Villarreal. Los castellonenses se están jugando la clasificación para la Europa League, y el Sevilla, premios menores.

Salió sin embargo enchufadísimo el Sevilla. Los que no hayan visto el partido, especialmente los aficionados verdiblancos, pensarán que el Sevilla perdió adrede, dejándose perder claramente. Nada más lejos de la realidad. A los 15 minutos, el Sevilla había hecho ya 7 tiros a puerta. Algunos salieron rozando los palos, y en otros, Asenjo evitó que abriera el marcador el Sevilla.

Sin embargo, en la primera en contra, Bacca hizo el 1-0 a la salida de un córner. La puso en la escuadra con un remate de cabeza imposible para Bono.

Lo clásico del fútbol. Si llegas 10 veces y perdonas, lo vas a pagar. Y bien que lo hizo el Sevilla en la segunda mitad. En la reanudación, un excelente pase en profundidad de Gerard Moreno lo convertía Bacca en el 2-0, y para colmo de males, en otro contragolpe, Diego Carlos veía la segunda amarilla y dejaba al equipo con 10. A partir de ahí el partido ya no tuvo historia. El Villarreal hizo un par de goles más gracias a los regalos de Rakitic y Bono, para Gerard y Bacca respectivamente.

Llama la atención la efusividad del colombiano en la celebración de los goles. De aquí salió bien querido pero algo nos dice que en alguno de sus intentos de regresar al club las cosas no terminaron bien.

Es feo el resultado. A nadie le gusta perder, menos 4-0, y sobre todo, no está el aficionado sevillista acostumbrado a ver esta bajada de brazos de los suyos. Pero se lo han ganado. Un partido de desconexión después de muchos, muchísimos, desde que hace menos de un año levantara plata. Un pequeño exceso, un tirón de orejas de advertencia a ese chico que te ha sacado unas notazas, pero con el que no puedes más que estar contento.

Tocará cerrar con dignidad el curso ante un Alavés que también vendrá en chanclas. Sin público, porque así nos tienen los políticos, pero con la seguridad de que en los despachos hace ya semanas que están ya soñando con mejorar lo mucho bueno hecho este año. A ellos nos encomendamos.

Entradas recientes